miércoles, 29 de enero de 2003

El cerillo de F.

La única vez que he estado en el mismo cuarto que O. de la B. fue en la presentación de un libro a la cual no puedo recordar por qué fui. No sabía ni quien era.
El lugar estaba completamente lleno, me tocó sentarme en el piso cerca de Estrellita, Fran y Beca.
Jugaban. Prendían cerillos y se los apagaban en las manos, los tres tenían una ampolla insalubre en el indice ( habra ampollas salubres, se le puede aplicar este calificativo a una ampolla?). Beca me tomó la mano, Fran prendió un cerillo me lo acercó mientras yo forcejeaba con Beca. Quería gritar. Me he quemado algunas veces y no es algo que me resulte divertido o agradable.
Los tres se reían de mi susto mientras alguien con microfono le daba una larga besada de trasero a O. de la B.
Fran finalmente sopló el cerillo.

Uno de mi cuentos favoritos de O. de la B. es El paraguas de Wittgenstein.

(...)No hay casada que no este cansada y cargada de odio, me decía. La vida conyugal genera una necesidad de venganza mayor que la necesidad sexual y, por eso, lo que funciona con las casadas es la traición. No debes mostrarte como amante, sino como cómplice, como un mero instrumento de venganza(...)
-Tomado del cuento Manual de Lujuria de Oscar de la Borbolla


lunes, 27 de enero de 2003

La bodega del infame ex In Good Company conoce historias de todo tipo.

2:20 am Una muchacha hace la tarea en silencio durante toda la noche, en la mañana desayuna cereal usando la única cuchara en la bodega.

4:35 pm Un hombre entra con un globo de cristal en la bolsa de la camisa, besa a su esposa (una judía de 56), se disculpa, entra en le baño y usa la cuchara del cereal de la muchacha para preparar la dósis porque bien sabe que el cristal apenas inyectado. Asi no huele, como cuando se fuma en el foco. Por la nariz no sirve porque se siente como aspirar chamoy con chile molido y no pega igual. Por la vena rifa.

6:48 pm La mujer judía cuenta dinero, billetes de veinte dólares, uno se cae al piso sin que ella se de cuenta.

10:00 am La muchacha el cereal lo encuentra, decide quedárselo. Tambien encuentra que su cuchara tiene manchas, la lava con cuidado y se dispone a desayunar.

domingo, 26 de enero de 2003

sábado, 25 de enero de 2003

Break his bones
Hace varios meses Bradley me regaló su libro. Me gustó el titulo: Break his bones, the private life of a holocaust revisionist. Sin embargo nunca lo abrí, para qué si me cuenta cada capítulo de su vida los sábados por la noche (no leas el libro si puedes rentar la pelicula). Hoy mientras hablabamos, me causó curiosidad abrir el libro por primera vez en... ocho, diez meses. No lo pude soltar. Dejé de prestarle atención a la plática de Bradley y preferí leerlo.
El día se ha ido tan rápido que siento que hoy será mañana.

viernes, 24 de enero de 2003

Insomnio

Dos dias de dormir siete horas: tres el miércoles, cuatro el jueves.

Lo más terrible del insomnio es cuando son las cuatro, a esa hora se resecan los ojos. Se toma conciencia del cuerpo; se oyen los latidos del corazón, los huesos se sienten blandos. Todo se vence menos la conciencia.

Cuando el día empieza a clarear ya no se sabe si se ha tenido un mal sueño o si en verdad no se ha dormido en toda la noche, entonces viene una náusea para confirmar lo segundo. Luego el desconsuelo, si se llora es un alivio, porque al menos los ojos ya no estarán resecos.
A little about me:

Favorite quote:
Amor sin odio es pura pinche compasion (Máxima del Berna).

Favorite joke:
Q: Por qué corrieron a Mickey Mouse de Disneylandia
A:Por rata
Ayer decía:

Si el messenger equivale a masturbarse mentalmente, el blog equivale a masturbarse del mismo modo, pero con un afan de exhibición, yo no estoy lista para eso.

Es la razon por la que no había hecho uno, porque no es lo mismo en privado que en público.

Aqui estoy ahora. Lista. Aunque me siento intranquila haciendo este post, como una bailarina de table que hace su primer privado.
Incienso.

Nomás venía por unos inciensitos mija, ya no había venido porque no tenía mis lentes, es que me da miedo salir de noche por que ya no veo y me caigo con las piedras, ya ves que nomas vengo a saludarte cuando voy al Seguro, pero como ahora me pagaron... una bacuca (porque el banco me quito lo de un prestamo)... Como que no sabes que es una bacuca? Pues una madre. Una baba, Cuatrocientos cincuenta pesos. Nada. Todavía son a diez por un dólar los inciensos? Te lo compro a ti porque estos si duran no como los del Waldos. Cuídate mucho mijíta, ai te veo pa la otra que vaya al Seguro. Acuérdate de comprar los de pachuli porque ya se te acabaron.