domingo, 31 de octubre de 2010

Hoy no me hallo.



Pues, fue un concierto vulnerable; el escenario completamente desnudo, al centro el tipo en el piano, solito. Luego sacó una guitarra eléctrica. Pensé en lo complicado que debe ser cantar y tocar un instrumento a la vez. Al escribir es distinto, se piensa y se escribe, escribir es el acto mecánico del pensar, pero cantar y tocar lo que sea, llevar el ritmo con el piecito es para músicos, es algo que yo nunca podría hacer.

Estábamos rodeados de piedras, el vino era caro y malo, Castillo contrabandeaba latas de cerveza. El público era una rara mezcla de fans absolutos y gente de clase media con aspiraciones que va a cualquier espectáculo siempre y cuando el boleto sea caro, y ya sabe usted; posan, congelan una cara de foto mientras el Fito canta la mariposa tecnicolor y ahora una contigo y otra con él, y que se vea el piano al fondo, y si le quitamos el flash tal vez salga mejor, no en esa cerré los ojos, otra.

No soy fan y ojalá fuera clase media con aspiraciones, pero fui a verlo (sin pagar boleto, no podría, cien dólares se los doy a Tom, no a Fito) y debo decir que logró conmoverme cuando  se paró solito bajo una luz roja y cantó a capela, sin micrófono, mientras uno que otro tijuano ebrio le gritaba su nombre.

lunes, 25 de octubre de 2010

La cosa ha sido más o menos así:

Caminamos a la orilla del mar lleno de piedras que brotaron sepa de donde. Cangrejos, anémonas, caracoles, algas secas, un cassete en el que crece el calcio de algún animal estático, estrellas de mar amarillas, naranjas, azules.

El arroyito ese que siempre trae junco y patos tiene a los señores que vienen a pescar pero que más bien parece que están a la mitad de un deal.

Yo, con una bolsita blanca dentro de la que hay cuatro galletas de chispas de chocolate.

Es una playa alejada, pero aún así me encuentro alguien conocido. Rocío me saluda y me muestra la pelota de golf que se encontró, yo le muestro el cassete. Me doy cuenta que al Pancho le hace falta su sombrero. Cuando se van pienso que ninguna playa está a salvo (esto no es un discurso ecológico, si el mundo ha de tronar, que truene, yo lo que quiero es no ver a nadie cuando voy a la playa).

Jugamos ping pong en la mesa que hay debajo de la escalera de un hotel minúsculo donde el tanque pintado de una lavadora sirve como el contenedor de una fogata extinta. Algunos amigos ajenos están sobre el pasamanos, al centro una pareja baila. Creo que uno de ellos habla francés. La música es muy mala; a quién se le ocurre bailar con Blind Melon.

El hotel me gusta, no debe tener más de diez habitaciones. Me asomo por una ventana random y al ver hacia el interior encuentro tres camitas de colchas azules. Reafirmo la idea de que la mejor forma de acampar es con cuarto de hotel, anoto en las cosas por hacer que algún día vendré de camping aquí.

Personas atraviesan el patio, traen a una mujer de pantalones blancos que se cae de borracha, dos niñas  muy pequeñas caminan tranquilas detrás de ellos, la más pequeña se llama Violeta. Ninis me recuerda que así se llama nuestra perra.

Un hombre con la misma barba café naranja que tenía el Victor al morir cuida de las niñas.

He olvidado completamente todo lo que es necesario olvidar y en el mundo no hay nada más que este montón de piedras, esta risa, este hotel, el espectáculo dulce de los dramas ajenos y las percusiones de la pelota, la mesa, las paletas.

Amo las carcajadas de mi hija.

Ya en la casa pasa la noche y me dan ganas de sala, música, lámpara ténue. Busco dos canciones de día feliz: Perfect day y Life is a pigsty. Encuentro Street Hassle. Es entonces cuando empieza a llover sin ganas, sin viento, sin frío. Abro la puerta para ver cómo se ve la cosa y me encuentro con una lluvia que imita la forma de caer de las gotas dentro de un refrigerador viejo.

domingo, 24 de octubre de 2010

NICOTINE GEOMETRY

SORRY, HIT REFRESH AND MAYBE THEN THERE'LL BE SOME PORN HERE.


título y subtítulo robado del blog de alguien muy joven.
Música para cocinar un domingo de aire fresco al mediodía.

viernes, 22 de octubre de 2010

Inauguración de la Galería Arte 256 en el edificio Vía.

Terraza de Vía Corporativo.


Alejandro Zacarías y Roberto Romero-Molina


Miss Montse y Miss Lore.

El Zácaro.

Los edecanes más fabulosos de la noche y sus profes de comunicación y filosofía.

miércoles, 20 de octubre de 2010

las plumas me persiguen.









a veces las piso y las tiro por la ventana pero vuelven a aparecer.
El Rey from California is a place. on Vimeo.


El último video de Zack Canepari, con traducción al inglés por ésta merita.


(excepto  las canciones, esas no las traduje)
Pasamanos.

Otra de esas palabras hermosas.
A los alumnos (mas bien a las alumnas) les gusta dibujarme.

Me han dibujado como tubería, he sido mosca, también aspa de energía eólica (me encanta que me conviertan en tantas cosas)

Mizar me dibuja todos los días, al principio eran cosas simples: mi cabeza con alas (ese día por algún motivo dije que me daban miedo los querubines), mi chamarra catastrofe posmoderna... pero las cosas se complican conforme cambian los outfits. Hoy me dejó las botas, la bufanda roja, el vestido gris, pero al abrigo le abrió un hoyo sangrante. Dibujó en el piso mi corazón apachurrado.

Le prometo que un día le muestro algunos de esos dibujos.

martes, 19 de octubre de 2010

lunes, 18 de octubre de 2010

Una aproximación bastante fabulosa a Paquita, la del barrio: Songs for a break up, de Fitz and the Tantrums.



Me encanta cuando alguien trae coristas.


Y ni le dije ¿verdad?



Para la obra de teatro del viernes esperábamos unas setenta personas y nos llegaron casi doscientas...

Lo único malo fue que el ambigú voló, que el descorchador se nos olvidó (llegó, unos minutos tarde, pero llegó) y que a pesar de que pusimos más sillas,  muchas personas tuvieron que ver la obra de pie, recargaditos en las paredes.

Me angustié, sí, pero fue una de esas angustias bien bonitas.
Hoy me encontré al Róber en el pasillo de la escuela, venía recién llegado de Huelva y me trajo regalo. En la capilla (las reuniones de trabajo son en la mesa redonda de la capilla), Lily me dio un paquete de libros por debajo de la mesa, los espié discretamente, se trataba de un par de ejemplares de Capitalismo Gore, el último libro de la Maggie Valencia, también conocida como Sayak y como la querida Rojita de hace tantos años.

Después de un día de trabajo bastante fabuloso manejé a casa, al llegar hojée el libro en el estacionamiento, me estremecí al ver la edición muy bien cuidada, la bibliografía, la dedicatoria, me dio un gusto que me sacó sonrisa de bracket a bracket y de pronto me encontré de frente con una cita de esta batahola en el ensayo "El capitalismo como construcción cultural".

Sólo por presumir aquí se la dejo, es de un post de hace un buen rato:

recuerdo que los marxistas siempre buscaban vincular sin éxito a la lucha urbana con la lucha campesina, sin embargo ahora el narco produce un fenómeno de guerrilla urbana bien organizada que tiene centros de entrenamiento (ayer encontraron uno en el sótano de una casa en tijuana), están armados, tienen fortalezas disfrazadas de casas en puntos estratégicos, pueden sostener una lucha a tiros de tres horas contra el ejército, la policia estatal, la federal y la municipal y todo ello es consecuencia de una lucha campesina, porque la droga se produce en el campo. Es interesante porque estamos hablando de una rebelión campesina que tiene como consecuencia una guerrilla urbana. Otra cosa interesante es que por lo regular este tipo de movimientos se dan en una sóla región del mundo, o en un solo país, pero en este caso se trata de un fenómeno que incluye a los países productores, a los de tránsito y a los de consumo. Hablamos de una revolución internacional (quizá intercontinental) desorganizada, sin teóricos que la escriban, sin héroes, sin banderas, sin manifestaciones, sin uniformes, sin historias heróicas de barquitos que llegan a playas inhóspitas, sin ideales, una revolución con fines puramente económicos, musicalizada por los tartamudeos de las armas automáticas y por los corridos norteños que recuerdan personajes y batallas.

(Muy volada, indeed)

jueves, 14 de octubre de 2010

oficina de puerta cerrada.

piano desde la capilla.

tecleo.

la  tranquilidad de la cancelación.

una pareja escarba el patio para abrir un café. segueta. un Audi.

la noche de botellas de vino, quesos, nopalitos con epazote, toloache, istafiate, pepino.

-cuantas veces has atravesado el Atlantico?


-no sé, nunca las conté.


muy gatito.

Capricornio, Géminis, Piscis.

Acuario, Tauro, Aries, Virgo.

mujeres. nosotras. risas.

miércoles, 13 de octubre de 2010

I miss

my music
my time
writing

that very peaceful drive that I took everyday home.

(now all I think of is work, time, and all that i need to finish and do, it sucks)

lunes, 11 de octubre de 2010

La puesta de sol oculta por nubes heladas sobre una fogata frente al mar. Una cerveza.

(una nomás)

Vinagre y sal.

(hambre)

La película que no quiero volver a ver.

(ni un cigarro, pa qué)

Las once. Lo incierto. Las ganas desesperadas de ver una pared blanca, un techo liso, ropa tendida sacudiéndose a lo lejos, algo que sea por completo aburrido

(extraño el salvajismo del sureste, los olores a humedad, a quemado, a piel con tierra)

domingo, 10 de octubre de 2010

Presentación de la Revista eSpiral.
(Karla Villalpadua, Esmeralda Ceballos, L., Sidharta Ochoa, J. Curiel)






El padre Rubén; mi jefe. Miguel Ángel Íñiguez; profe de técnicas de impresión. Luca; becario de DGSEU (mi mano derecha en el stand de la Ibero).



Inauguración de Entijuanarte. 


Un par de alumnas de la clase de literatura, que quién sabe por qué andaban de maniquíes humanos.



Stand de la UABC.


Miguel Angel, haciendo serigrafía.



El taller de capoeira.


Al final de la presentación del taller de capoeira.


Lately this life revolves around work.

sábado, 9 de octubre de 2010

Este año nuevo no sacaré a pasear la maleta ni lo pasaré trabajando en nada que no sea absoluta y enteramente mío.
El final de un cañón rodeado de piedra.

La equidad de las aguas termales en un balneario de tercer mundo en el que padres borrachos reparten sandwiches de jamón a los niños que se bañan en la alberca pequeña junto a su perro.

El vino blanco en vasitos de plástico.

El queso, los higos y el pan de aceituna sobre un pedazo de papel en la mesa a falta de platos y mantel.

Los amigos que suben a escalar con taladro.

La rana y el gusano que sacó la michi de la alberca de lodo.

Los exámenes sin calificar y el trabajo pendiente en el fondo de mi bolsa y de mi conciencia.

La tristeza/melancolía/decepción que a ratos regresa.


(fue un día vivo y feliz)
Tronaban los transformadores de electricidad, parecía que era el día de los  festejos patrios de casi cualquier país. Las luces de la oficina se debilitaban y encendían con violencia, hasta que con el estruendo se apagaron para siempre.  Sólo quedó el ruidito grillero desesperado de los teléfonos, la copiadora, los aparatos avisando la posibilidad de su muerte.

Recordé la frase:

--Como siempre, rodeada de hombres.

Recordé el discurso mañanero en la clase de filosofía acerca del silencio de las mujeres.

(Déjeme decirle que a veces el mundo es áspero)

En algún momento me detuve a pensar en la paranoia ajena y me sentí contagiada.

Recordé que es lugar común que a las personas les desagrade la envidia, a mí en cambio me parece divertida. No hay nada más transparente ni más vulnerable que alguien que sufre de ella.

viernes, 8 de octubre de 2010


Lléguele hoy a:
eSpiral
Revista de pensamiento y cultura contemporánea
eSpiral es una publicación virtual independiente que nace en Octubre del 2005 en la ciudad de Tijuana, México, con el objetivo de fomentar la creación filosófica, artística y literaria en sus diferentes manifestaciones. Por medio de las nuevas tecnologías del Internet, eSpiral pretende fomentar diálogos con escritores y artistas del habla castellana para formar comunidades críticas de pensamiento y colaboración.


Sala Audiovisual (2do piso), del Instituto de Cultura de Baja California, viernes 08 de octubre, 2010.
7:00pm. Entrada libre.
eSpiral es una revista electrónica que suma esfuerzos por difundir un pensamiento capaz de provocar rupturas en los esquemas habituales y, por ende, transformar las formas de vida de los humanos a favor de colectividades independientes que promuevan una cultura de libertad y humanismo universales.
En este 2010, eSpiral crece y se aventura en el camino de la edición impresa en colaboración con Editorial Cartonera. El primer número de eSpiral en papel, cuenta con la participación de Roberto Castillo y su Conversación con Figarito; Askari Mateos con sus Lugares Comunes; Miriam García y sus Deadlines y auto en marcha; Paul Medrano entre su Puño de Tierra; las Más/cara(s) de Daymari Moreno; Rafa Saavedra y su Camino a ningún sitio; Elma Correa y su idea de que El colirio no asesina; Karla Villapudua con Zalinka en un escalón; Lorena Mancilla y su juego entre la Heroína (o apología de las canicas); los Círculos de Sidharta Ochoa; El pollo de Ruben Bonet y Stupid son of a bitch de Jonathan Curiel.

miércoles, 6 de octubre de 2010

The chance factor in life is mind-boggling.
You entered the world
by a random event
somewhere along the Mississippi.
 
l, having emerged through the conjoining
  
of Sam and Yetta Yellnikoff in the Bronx,
  
decades earlier.
  
And through an astronomical
  
concatenation of circumstances,
  
our paths cross.
  
Two runaways
  
in the vast,
  
black,
  
unspeakably violent
  
and indifferent universe.

(Don Woody Allen también tiene sus momentos cursis, este cachito fue tomado de "Whatever works")

With a nearly perfect grip, the places and peoples in Allen's God each acquire an inner meaning themselves, to which the audience can relate. Whether it is the absurdity of the God-machine or Zeus, whether it is the boredom or the sex deprivation among the actors sitting in the hall or whether it is the final desperate cries from the protagonist as he realises he cannot control his fate, they all present the audience with a concept itself has to deal with. This shock of reality is polished and profound.



15 de octubre, 7:00 pm: "Dios", de Woody Allen en el Cemac Rosarito, presentado por alumnos del taller de teatro de la Universidad Iberoamericana del Noroeste.

lunes, 4 de octubre de 2010

Hoy hace un año que estaba en un concierto con una amiga que ahora espera un bebé, teníamos una botella de vino.

La gente gritaba incesantemente:

--sú-be-le, sú-be-le, sú-be-le.

En algún lugar leí una de esas frases inesperadas.

Decía:

I fucken miss you.


Nomás por eso, nos fuimos por una botella más.



domingo, 3 de octubre de 2010



Lolo iba con un saco y la camiseta de Kafka que le trajo su novia desde Praga. Se burló un poco de su propio atuendo. Lolo es adorable.

En ese momento el mundo para mí ya era un masacote. Es lo que me hacen las muchedumbres; llega un momento en que es mejor sentarse en la bardita a ver pasar los zapatos, hasta que llega alguien, saluda, sonríe, dice: ¿Cómo has estado? Estás bien flaquita. Hace diez años que no te veía. La Ninis ya debe estar bien grande. ¿Qué pasó con la tienda? Te acuerdas del Encuerado y del Pony de Navolato? Eran buenas fiestas. Y luego sólo queda responder: sí. bueno. todo bien. diez años, es cierto. claro que me acuerdo, era mi cumpleaños. nos vemos.

Después de un rato Lolo volvió con su hermana, que me dijo: no te conozco, pero te conozco (según lo que dice Lolo, Astrid pasa seguido por aquí), lo único que pude responderle es lo que siempre digo cuando alguien me dice que me lee: ¿de verdad? perdón, qué pena, perdón.
Hoy esparcirán las cenizas del Jesse en uno de sus lugares favoritos del Valle de Guadalupe.

Hoy es su cumpleaños.


sábado, 2 de octubre de 2010

Entre las responsabilidades de mi nueva chamba está la proyección del trabajo artístico de los alumnos de la universidad (yo sé que le sueno a comunicado oficial, no se apure, ahorita se me quita). Hay que participar en festivales de arte y cosas así.

Desde el jueves empezó la odisea: entre que el becario no estaba, que el vehículo de carga de la universidad se quedó sin batería, que el stand que nos asignó el festival tenía un enorme charco, que no paraba de llover y que llegaba gente con cámara a pedir entrevista... la angustia ya no era tragicómica, era ridícula.

En los stands de otras universidades había ejércitos de alumnos y profesores, en algunos el montaje eran pirámides de comedia involuntaria, sin embargo en el nuestro sólo contábamos con unas telas (algo cursis) para el montaje y me acompañaban Luca (el becario) y Andrés (un alumno de primer semestre que celebraba su cumpleaños haciendo cédulas y comiendo papitas).

El resultado ¿qué le puedo decir? nuestro stand quedó lindo, mi jefe (un jesuita muy fabuloso) estaba contento, los amigos saludaban, la gente recorría el espacio en enormes círculos alrededor de "la bola",  parecía domingo en la plaza de un pueblo.

Ahí luego le enseño unas fotos (pero pásele a visitarnos hoy y mañana al stand de la Ibero en Entijuanarte).