martes, 31 de enero de 2006

Tos, dolor en el pecho y la garganta. Cuerpo borroso y frio. La saliva con sabor a antibiótico. El pelo sucio escondido detras de un pañuelo de seda naranja (le he contado alguna vez que compro pañuelos y mascadas de seda que me encuentro en mercaditos y thrift stores?). No hay fiebre pero es posible sentir al cuerpo en pleito. Y lo peor es que hay demasiadas cosas para esta semana, cuando todo lo que se quiere es permanecer inmovil y no hablar.
Si usted pasa por los posts viejitos y encuentra que hay alguna palabra censurada con estrellitas, no se preocupe (yo sé que de todos modos no se preocupa), yo misma las he puesto para evitar tener hits indeseados en el blog, ya que, desde que tal palabra se incluyó en algún post, se dispararon las visitas de personas con inclinaciones sexuales dentro el reino animal. Por tal motivo, retiro la palabreja.

domingo, 29 de enero de 2006

Hoy se cumplen tres años de que empecé a escribir este blog.

Gracias en parte a: Yepez y Bruno. Que fueron quienes me convencieron (con mucha insistencia el primero, de manera casi involuntaria el segundo) de que abriera el mio.

Veremos cuanto tiempo más me dura el entusiasmo.

sábado, 28 de enero de 2006



Pancho Morales y Marta Parada



Jorge Allen y Amy Gastélum
I stand, I smile.

--Hi, how are you? let me know if I can help you, please.

I wait. I open the door.

--Come in, I´ll show you.

Once in the humidor they are mine. Everyone has a different selling techinque, Kiki says I hipnotize them. I do. I speak to them politely, softly. I know my speech by heart and I say it effortless, relaxed, it almost souds like I´m not selling anything.

--This one is very nice, it has the creaminess of bitter chocolate, it´s hand made, so It has long leaf as filler unlike those, which are made of chopped tobbaco. It´s medium bodied and it has a long spicy finish.
--How much is it?
--18, It is a very nice cigar, you´d enjoy it.
--Dollars?
--yes (as I pronounce the word, I smile naturally)
--alright, I´ll take two.

Kiki says I give them the kitty on the lap syndrome (you know, when you are sittng and suddenly there is a cat in your lap and you don´t remeber how it got there). I wonder if when they are walking on the street with a cigar on their lips, they ask themselves: What the hell? I don´t smoke!
No.

No me quiero levantar. Son las 11:22.
Todos han hecho ya lo que me corresponde. Daría igual que esté o que no.

Tengo justificación para no pararme: dormí mal. Me siento de nuevo como un monito de video game cuya franja de la vida esta en rojo.

jueves, 26 de enero de 2006

Aqui tengo la mitad de la historia.
Si es usted egresado de la UABC y estudio la lic. en filosofía y aun no se ha titulado. Le recuerdo que todavía es posible inscribirse al curso de titulación. Para más informes llame a la Lic. Oropeza al tel. (01664) 682 1919.

Sólo nos faltan 5 personas para que se abra el curso.

Inscríbase! Por el futuro!
Los cerillos del perro.

miércoles, 25 de enero de 2006

domingo, 22 de enero de 2006

1. Ya tengo cigarros.
2. Encontré mi anillo de granates.
3. Hay sol (frio y blanco, pero hay).
4. Encontré una camiseta del Chapulín Colorado en el merca para la chaparra.
5. Voy a una piñata en una casa desconocida, con gente desconocida.
6. Ayer fue un buen sábado.
7. Hoy es un buen domingo.
8. Nomás porque es mi numero favorito.

sábado, 21 de enero de 2006

Frase encontrada en Rayuela:

Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos.

jueves, 19 de enero de 2006

Hay quienes lo llaman destino, otros coincidencia, otros premonición. Yo no sé como llamarlo.

Todo el día estuve segura que iba a la presentación de Radiante, distribuí todo el día de manera que a las 6pm pudiera salir y llegar al Cecut unos minutos antes de que iniciara el evento. Llegaron las seis y yo estaba aqui, un minuto antes de las 6:30 ya habia decidido que no saldría a ninguna parte (más tarde me vería obligada a ir a la farmacia y ya que andaba en la calle me fui por una película), no tenía ningún motivo para no ir a la presentación, al contrario tenía ganas de ir, de hecho desde hace dos semanas había decidido que ahí estaría, pero así nomás decidí que mejor no.

La noche iba normal. Ninis se fue a su cama, yo puse la película -Pensé en hacer palomitas, pero no se me antojaron (lo cual es muy, pero muy raro)-. Estaba perdida en la pantalla viendo una escenita dulce donde un papa habla con su hija que esta escondida debajo de la cama, cuando escuché que alguien caminaba sobre el techo de la casa. Lou dudó, pero yo supe imediatamente que había al menos dos personas sobre la casa. En silencio escuchamos los pasos al principio cautos, luego rápidos, violentos. Grité con voz ronca y encabronada.
--Hey!
Los pasos cesaron, me fui al teléfono, Lou salió armado de su famosa espada de madera. Marqué el primer número que se vino a mi mente: 066.
--Cruz Roja.
--Déme el numero de la policia.
--060
(click)

La policía llegó en unos minutos, la esperé parada sobre la escalerita de caracol más peligrosa de la frontera norte. Les pedí que revisaran el techo de la casa. Como es de imaginarse ya no había nadie. Abajo, en los locales, había grafitis nuevos pero las paredes de mi casa estaban limpias, la versión policiaca fue que eran unos taggers. La mia, no sé. Todavía no sé.

Sin embargo ahora pienso en eso a lo que unos le dicen destino.

Al subir de regreso a la mini casa me di cuenta que el pin de la palomita del espíritu santo que me habia regalado la Michi (póntelo para que te cuide -me dijo al darmelo-), se me había caido al suelo. Yo lo usé para tapar un hoyo en mi chamarra más pateada (y calientita), pero ahora ya no se dónde ponerlo.

Hay uno que dice que todo pasa por algo. ¿Será?

¿Si no le hubiera hecho caso a esa intuición de quedarme, qué habría pasado? Las opciones son breves e igualmente trágicas.

Por tradición familiar he sido una escéptica supersticiosa. No sé que pensar. No sé

Dudo, como siempre. Pero... ¿Será?
Aviso para los de Rosarito:

El Jesse Betancourt se encuentra delicado de salud y requiere de 16 donadores de sangre por día (no importa el tipo).

Aqui la información:

Acudir en ayunas al Banco de sangre del Imss en Tijuana, frente al Gran Hotel.

Donar para: Josë de Jesús Betancourt Contreras, quien se encuentra en la Clínica 20, en la cama 352.

Al acudir a donar les entregarán un comprobante de la donación, en tal caso, escríbanme para poder hacerlo llegar a la familia del Jesse.

Tambor

Kara y Ron

MIchi (está bien aburrido)

Rod

Michelle

Marcel, Amaranta, Jean francois.

Babi Shoes

Before

After

Kiki

Lou Lou










Bolita:




martes, 17 de enero de 2006

Image hosted by Photobucket.comImagínese usted que una fiesta se detiene. La gente se abraza, se mecen las flamas de los encendedores, brillan las pantallas de los celulares, los ojos y las sonrisas. Se alzan las botellas. Todos cantan:

Tú estás siempre en mi mente
pienso en ti amor cada instante
cómo quieres tú que te olvide si estas tú
siempre tú, tú, tú,
siempre en mi mente

Tú estas siempre en mi mente
cómo hiciste tú para olvidarme
ayúdame a olvidar, en mi mente siempre estás
siempre tú, tú, tú,
siempre en mi mente

Qué voy hacer, no sé
no encuentro nada, nada, nada
la solución, no sé como encontrarla
y yo trato de olvidarte
y yo quiero olvidarte
y yo no sé
cómo te olvido

Image hosted by Photobucket.com
Imagínese usted que la del cumpleaños llora de la risa y canta y canta y canta y canta y canta. Y afirma: Juanga. No hay más. Imagínese, pero imaginese bien que casi se acaba la canción y que el Dj Kiki no sabe que hacer porque no es facil superar a Juanga, pero a alguien se se le ocurre poner:

I'm singing in the rain
Just singing in the rain
What a glorious feelin'
I'm happy again
I'm laughing at clouds
So dark up above
The sun's in my heart
And I'm ready for love
Let the stormy clouds chase
Everyone from the place
Come on with the rain
I've a smile on my face
I walk down the lane
With a happy refrain
Just singin',
Singin' in the rain

Dancin' in the rain
I'm happy again!


I'm dancin' and singin' in the rain...

Image hosted by Photobucket.com
Las lágrimas de risa se transforman en lágrimas-lágrimas, alguien grita: qué hable! La del cumpleaños se niega. La insistencia es tal que decide hablar, soltar una frase que pueda ser usada en su epitafio, una frase genial. Levanta un dedo, todos guardan silencio, sostiene un objeto en la mano, aclara la garganta, alza los ojos y dice:

--Quién prendió este cigarro por el filtro?

Entonces imagínese usted que llega (con su voz de santaclós con cruda de cigarro) el mismísimo Tom Waits cantando Big in Japan y se hace el baile; saltos, abrazos. A alguien se le ocurre gritar una de esas incoherencias que sólo vienen a la mente cuando se está muy borracho:
Image hosted by Photobucket.com
--Z~~ilia! Z**filia! Z~~filla...! --Imagínese que la voz se convierte en coro y que hay alguien que grita:
--Tortillas! Tortillas! --Y por supuesto:
--Sofía! Sofía! (quién es Sofía?)


Como es bien sabido, en las fiestas del shop siempre pasa algo muy extraño: peleas con espadas de madera, confesiones zo*fílicas de un sinaloense (imagino que de ahí salió el coro zo*fíilico), cholos agarranalgas amenazando con bolas de billar, una muchacha que rompe el lavabo con la cabeza, un aleman que baila con pasos de artes marciales, un mexicalese que se desnuda frente a la Ash completamente out of the blue. En esta ocasión digamos que lo más extraño fue la bodeguita del manoseo, dólares y papitas como propina para el lap dance, y la clásica ´bolita´.
Image hosted by Photobucket.com
Y pues, después de todas esas muestras de cariño una se siente feliz, cursi, amorosa o algo así. Y pues no queda más que agradecer a todos los compas, compitas y compotas que le llegaron al shop el sabado

Maggie
Tambor
Michelle
Melissa
Louie
Kiki
Jorge
Alex
Cristian
Jean Francois
Amaranta
Marcel
Omar
Karla
Patto
Ron
David
Bernardo
Victor
Jazz
Tavo
Barbara
Jenny
Pajaro
Babi
Fernando
Verde
Claudia
Kara
Rod
Y toda la gente de la que no me aprendí el nombre.
Y la Syl, que estuvo ahi en viaje astral.
Y quien se me olvide.

Image hosted by Photobucket.com

(las fotos de este post son todas de Lou Lou, esta noche o mañana, o un dia de estos, subo las mias).

domingo, 15 de enero de 2006

Yesterday: best party ever.
(there are no words to describe my headache today)

sábado, 14 de enero de 2006

miércoles, 11 de enero de 2006

La frase genial de hoy:

Chingado, se me salieron las lágirmas ¿Por que soy tan jotita?
--Sylvia Aguilar Zelény
A todos aquellos egresados de Filosofía de la UABC que no estén titulados todavia:

Se abre un curso de titulación enfocado a estética dirigido por Felipe Lee, tendrá una duración de cuatro meses y un costo de 8,000 pesos (razón por la cual mi viaje a Guadalajara: RIP). Las inscripciones comenzaron el lunes y serán hasta el 20 de enero. Los documentos necesarios son:

-Certificado de pasante.
-Acta de nacimiento.
-Comprobante de servicio social concluido.
-Certificado de Preparatoria.
-(de lo anterior es necesario presentar dos copias).
-4,000 pesos (la mitad del pago es upfront, el resto se paga en mensualidades de 1,000 pesos).

Los horarios del curso serán: lunes a viernes de 5pm a 10pm, es nesesario cumplir con un 80% de asistencias y aprobar los examenes mensuales, así como presentar un trabajo final para aprobar el curso, que, según lo que promete el programa, estará pesado.

Si alguien pasa por aqui (no importa que sea del plan rígido o del flexible) éntrele,la escuela requiere que se reúnan 15 alumnos para llevar a cabo el curso, si no, pues nos quedaremos chiflando en la loma (como siempre).

Lo primero es dirigirse a Rosario Oropeza (con los primeros 4,000 en el bolsillo) en la UABC, tel: (664) 682-1919 (ella está en su oficina de lunes a viernes hasta las 6pm).

martes, 10 de enero de 2006

Regularmente por estas fechas ando pateando botes. Sin embargo este año es raro: esta mañana mientras me peinaba (si a pasarse los dedos por el pelo se le puede llamar peinarse) saltó La Cana, la misma que hacía unos meses había recortado, la que creció justo al centro, arribita de mi frente. Saltó La Cana y no hubo estremecimiento, ni susto, ni depresión, ni tijeras, solo salto (suyo, no mio).

En el desayuno la mesera ( de aproximadamene 50 años) me llamó ´señora´ y no la vi feo, ni le dije ´señora su abuela´, ni me hice chiquita, al contrario, pensé: pues si, aqui estoy con mi hija, me he ganado el título.

No me quedó más que decir: soy una señora de casi 31. Hay que celebrar.

lunes, 9 de enero de 2006

Uno de los posts mas bonitos del mundo
Image hosted by Photobucket.com

Agradezco a San Antonio de Padua el haberme ayudado a encontrar los documentos que había perdido:

Si buscas milagros, míralos: muerte y error desterrados, miseria y maldad huidas, leprosos y enfermos sanos. El mar sosiega su ira, se remiden los encarcelados, miembros y bienes perdidos recobran mozos y ancianos. El peligro se retira, los pobres van remediados; cuéntenlo los socorridos, díganlo los paduanos. El mar sosiega su ira, se remiden los encarcelados, miembros y bienes perdidos recobran mozos y ancianos. Gloria al Padre, Gloria al Hijo. Gloria al Espíritu Santo. Ruega a Cristo por nosotros, Antonio divino y santo, para que dignos así de sus promesas seamos. Amén.

Agradezco también a quien me lo recomendó (o me recomendó con él -te debo una más-).
Amsterdam anyone?
Lou Lou asegura que se va en junio al mundial de fut. Yo no. A mi se me antoja octubre o noviembre.

domingo, 8 de enero de 2006

Tijuana 52 farentheit.
Rosarito uno o dos grados más frío.

El apartamento estaba en un cuarto piso, en un edificio de ladrillos rojos construído antes de la primera de las dos grandes guerras. Las escaleras de madera tenían un olor a mantequilla rancia y con mis botitas hacían un ruido de nudillos sobre cajones. Él siempre me dijo que tomara una de las bicicletas y me fuera a dar una vuelta por la ciudad, decía que el metro era caro, que me ahorrara unos marcos, pero siempre he sentido temor cuando las fuerzas de la física se aplican a mi cuerpo. Nunca entendí cómo funciona el equilibrio que nos permite caminar sobre dos pies, mucho menos el necesario para balancearse sobre dos ruedas. Y además están los perros.

Como todo mundo sabe los habitantes del tercer mundo desconfiamos con pasión del agua de la llave, y como en ese apartamento de primer mundo sólo se bebía agua de la llave, aprendí a hidratarme con cualquier otra cosa; té negro, café, jugo de naranja, vino, cocacola, cerveza, y agua mineral. Después de una semana con ese régimen mis riñoncitos producían un doloroso líquido de color amarillo-naranja intenso, pero no me dejé vencer, bajo ningun motivo iba a tomar agua de la llave y no lo hice, no lo he hecho y no lo voy a hacer, (ok, I use tap water to brush my teeth, but I spit it out). De eso lo mas agradable fue tomar el gusto por el agua mineral, ahora en verano la tomo sola con hielo o la mezclo con jugos de fruta.

En aquel apartamento aprendí tambien a mirar el termómetro de la ventana antes de vestirme para salir; 18 grados centígrados indicaban chamarra y camiseta de manga larga, 8 grados eran pantalones debajo de los pantalones, suéteres, bufanda, gorro, guantes y orejeras (sí, soy friolenta, creo que ya he dicho esto antes, pero no importa, si presiente que ya leyó este post, sea tan amable de saltárselo y dejar que continúe con mi soliloquio que me tiene muy entretenida).

Por las ventanas veía un bunker, la calle, el edificio de enfrente, unos billboards y el cielo que a veces era blanco y a veces gris pero nunca azul. Pasaba las mañanas sola, escribiendo pendejaditas como esta y posponiendo el momento de salir. Espiando el termómetro a ver si de casualidad me tocaba una nevada, y no. Hasta que un día en que estaba escribiendo pendejaditas o tomando cafe en la cocina, no recuerdo, vi plumitas volando en la ventana, dudé un rato en abrirla (yo mantenía el apartamento a temperaturas tropicales, gracias a un carísimo sistema de calefacción de gas, cuyo bill por fortuna no se me cobró), en ese caso y en ningún otro, la curiosidad venció al frio. La nieve se derritió sobre mi mano.

sábado, 7 de enero de 2006

viernes, 6 de enero de 2006

I hate my dad. I hate to say it, but I do. It´s sad, because the only person who can stand him is my mom.

He´s a diabetic, half blind, lonely, alcoholic know-it-all (probably what I will be when I´m old).

And I don´t feel sorry for him.

There are five ocasions in which a hug is mandatory: Christmas, New Years, my birthday, his bithday and father´s day. I hate those hugs more that him.

Image hosted by Photobucket.com




Very proud of having made my very first headboard (yesterday).



After all that hard work, I got my very first manicure (today).

jueves, 5 de enero de 2006

Silencio, me duelen los ojos. Ladra un perro, suenan dos balazos a lo lejos. Silencio. Ya no ladra el perro.

miércoles, 4 de enero de 2006

(Y no. El suéter fue azul marino, no leí en el desayuno, no he fumado en todo el día, compré al fin un escritorio y en ningun momento tuve prisa. El dia fue blanco, cálido, con viento desértico.)
Sentarse sobre la cama. Ver que todo es blanco: la cortina, las casas de la esquina, el sol, el carro estacionado, el taxi que pasa, la maquinita que sirve para describir más que para escribir. Dia de mañana blanca.

Lo que pasará después es fácil de predecir: Me pondré un pantalón azul y un suéter beige, pondré el pan a tostar y la tetera a calentar, en lo que chifla haré la cama. Luego le pondré una cucharada de manzanilla con lavanda al filtro, cinco minutos, una cucharadita de miel.

Desayunaré leyendo y escuchando la radio. luego, si el té sigue caliente fumaré medio black.

Lo pensaré mucho para ponerme los tenis, buscare pretextos para no irme: diré, bueno nomas lavo los trastes y me voy.

Hablaré por teléfono, diré cosas, preguntaré por cosas que no tienen importancia como si fueran imprescindibles.

Hasta que los asuntos del día se tornen urgentes y sea casi demasiado tarde para hacer cualquier cosas y haya que correr y lucir como si se huyera de algo o como si algo huyera de uno. Con prisa, como van los persecutores y los perseguidos.

martes, 3 de enero de 2006

Te he dicho cosas horribles que te hieren toda, desde los huesos hasta la dignidad, y resistes sin morir porque eres joven y te faltan historias de amor por escuchar.

Mis argumentos son que todo pasa porque el destino tiene sus hilos y la silueta del barco sus rutas en el mar.

En la noche mientras duermes el mundo se convulsiona con la tragedia y el amor agrio.

Y cuando parece que ya nada tiene solución y la tristeza nos mata, del cielo llueven pedazos de hielo como lágrimas de Dios para animar.

Soy huraño porque no resisto el dolor de estar atrapado en las costumbres del amor, en la tibia tristeza cotidiana de unos besos, en la ruta que señalan los destinos bendecidos por los hombres, por gente que no sabe y no entiende que nada es para siempre, que siempre es bueno un pedazo de confusión para soñar.

--Marco Antonio Valencia Calle.

lunes, 2 de enero de 2006

La enterraron cerca de la tumba de su hijo pequeño. Sus hijas se empeñaban en verle la cara dentro del ataúd blanco.

Conjunto norteño, lluvia chisporroteando, tres paraguas.

La tumba quedó en la orilla del panteón, a unos cuantos metros de un par de casas entre las que había una traila pequeña, de esas que se ponen sobre las cajas de los pick-ups (del tipo de que se usa para viajar, pero que aqui se estaciona en cualquier descampado y se convierte en casa). Desde su cama en la traila alguien observaba (no era posible ver si era un hombre, una mujer, algun niño o varios): chamarras oscuras mojadas de lluvia, paladas, pequeña multitud silenciosa escuchando musica.
Es una uva en año nuevo (o algo asi).

domingo, 1 de enero de 2006

En la esquina de un país había una playa larga que había alimentado a generaciones de migrantes durante poco más de cien años. Más allá de la playa había una roca que llevaba varios difuntos, más allá de la roca una isla, y asi: mar, tierra, mar, medio planeta de puro mar. Luego: tierra firme, lenguaje extraño, ojos rasgados, muchos meridianos atrás un pedazo del circulo que forma al paralelo 28.

Ahí, cerca de la esquina había un muelle que no servía para nada. No tenía barcos, no tenía lanchas, no tenía siquiera viejitos con su caña de pescar o surfos tirándose a las olas. Era una estructura inútl, una construcción buena para nada a la que (antes de que el dueño empezara a cobrar) la gente del pueblo subía a caminar y a estar en silencio o a hablar en murmullos porque el ruido del mar, al igual que el del desierto, siempre lo lleva a uno a escuchar antes que a decir.

Los tablones soltaban polilla al mar, las vigas de metal se habían cubierto de choros y sargazo. Desde el día en que se impuso la cuota ya nadie volvió a subir. Ni para sacarse la foto, casarse, tomarse una cerveza o estar en silencio. La gente continuó con sus caminatas sobre la arena hasta olvidarse casi por completo de él, excepto los dias de calor en los que se tiraban bajo su sombra.
Quiero una malteada, una hamburguesa con papas y dormir.