miércoles, 30 de noviembre de 2005

La unica frase que recuerdo en alemán.

Ich vermisse dich


nicht
Algunas características del síndrome de la adicción.

* Pérdida de control del uso.
Caracterizada por episodios de uso compulsivo que llevan a la inversión de tiempo y energía importantes en la conducta adictiva, de modo que cada vez el adicto funciona con más dificultad en su vida en general.

* La Memoria Eufórica
Proceso de memoria selectiva mediante el cual, de manera automática, aflora un recuerdo de la euforia asociada con episodios de uso en el pasado. No se recuerdan el sufrimiento o las consecuencias negativas. Por esta razón la memoria eufórica es un factor importante en las recaídas y en facilitar el autoengaño característico de la adicción.

* Conducta de búsqueda.
Es un conjunto de conductas aprendidas durante el proceso adictivo que de manera subconciente acercan al adicto con la sustancia o con la conducta de su adicción.

* Deseos automáticos
Son disparados por las situaciones, los lugares y las personas relacionadas con el uso, estos deseos se siguen presentando por meses, aún luego que el adicto esté en abstinencia y en recuperacion.

* Congelamiento emocional
Producto de los cambios bioquímicos en el cerebro y además de las distorsiones psico-emocionales del proceso adictivo. Dificultad para identificar, manejar e interpretar los sentimientos, así como una actitud de intolerancia a algunas emociones, buscando el uso como una forma de anestesia emocional.

lunes, 28 de noviembre de 2005

Del Blog de Willy (a quien tengo unas ganas infinitas de abrazar).

Cuando los amigos comienzan a comportarse con la patanería de un familiar o el cinismo de un abogado lo mejor es enterrarlos de por vida. No hacerlo equivale a volver la vida más triste de lo que ya es. (...)

Así he perdido varias amistades: porque sus mujeres creen que los llevaré por el mal camino. Y tienen razón.

Ver el post completo
Las armas de mi casa son:

1. Los cuchillos pegados a la mini-pared de la mini-cocina.

2. Los platos.

3. La cazuela de hierro que guardo en el horno.

4. Las catanas de Lou Lou.

5. La espada.

Uno de mis vecinos sale a vigilar la cuadra todas las noches. Lleva pistola (es un viejo revólver de policía), no dice nada, no hace nada, solamente da de vez en cuando un par de tiros al aire.

Hoy una mujer me acusó afuera de mi casa de haberme robado a sus hijos. Un policía de a pie pasaba por ahí, le pedí que llamara a la patrulla, fue en vano.

La mujer continuaba con su acusación, era evidente que estaba mal de la cabeza, aunque la manera en que me acusaba tenía cierta coherencia. Le dije que se largara, que me dejara en paz, el policía le decía lo mismo pero ella no se iba. La reconocí, es una drogadicta que anda en el pueblo (luce normal, limpia, con bolso, peinada, cualquiera la podría confundir con una señora de la colonia). No contesté ninguna de sus preguntas (mi nombre, si tenía hijos, si sabía dónde estaban los hijos de ella). Antes de irse sentenció: ´Los homosexuales no son humanos, me oyes? No son hijos de dios´.

Horas más tarde me daría cuenta que hace días se había metido a vivir en el baño del puesto de la esquina. La policía la obligó a salir y estuvo a punto de ser enviada a la cárcel de no haber sido por mi vecino el de la pistola, que por lástima no denunció formalmente el allanamiento.

A pesar de que mi arma más poderosa es una cazuela de hierro, soy más desalmada que el vecino. Yo la hubiera mandado a la carcel. Sin duda. Sin compasión. Sin remordimiento.

Es una fortuna que yo no tenga pistola.
Suddenly: freedom.

sábado, 26 de noviembre de 2005

A casi un mes del 27 empezamos a notar las coincidencias.

Hace tiempo en una fiesta familiar el Pepe pedía y pedía y pedía y pedía y volvía a pedir la misma canción. El mariachi cantaba y cantaba y cantaba y cantaba y volvía a cantar´Cruz de Olvido´, todas las veces que quiso el Pepe.

A él le gustaba el mar, la pesca, por eso se compró un yate.

El día de su entierro, su viuda decidió que el cuerpo no sería transportado en una carroza fúnebre.

Yo estaba en el atrio de la iglesia observando la calle rodeada de policías de todos los niveles, los mismos policías que no hicieron nada por salvar la vida del Pepe o atrapar a sus asesinos vigilaban que no pasara nada durante su entierro. En eso pensaba cuando vi aparecer el yate que a él tanto le gustaba colmado de coronas de flores. Parecía un carro del Rose Parade, fuera del contexto me habría parecido tragicómico, pero dentro no. Era terrible, tristísimo. Después de sentarme en la banqueta un momento, volteé a la popa del yate y entonces pude ver que el ataúd viajaba dentro.

Y pues, la misa no la narraré aqui.

El entierro duró mucho tiempo. Llegar a un panteón en barco no es fácil.

Yo permanecí lejos, hablando con las tías, las comadres de mi mamá, los tíos, los primos. El entierro se retrasaba, algo no estaba bien, desde el lugar en que estábamos no podíamos ver que era. Hasta que pasó Mateo y nos dijo que se había calculado mal el tamaño del foso y habría que romper las paredes para ampliarlo. Así lo hicieron, a punta de cincel rompieron el cemento.

--No se quiere ir -comentó alguien en voz baja-.

En el momento en que el ataúd bajó, se ponía el sol en el horizonte, la mayor parte de la gente se retiraba, había demasiadas flores, una gran cruz de madera, un conjunto norteño que cantaba y cantaba y cantaba y cantaba y volvia a cantar:

Con el atardecer
Me iré de ti
Me iré sin ti
Me alejaré de aqui
Con un dolor
Dentro de mi

Te juro corazón
Que no es falta de amor,
Pero es mejor así
Un día comprenderás
Que lo hice por tu bien
Que todo fue por ti.

La barca en que me iré
Lleva una cruz de olvido;
Lleva una cruz de amor
Y en esa cruz sin ti
Me moriré de hastío.

Culpable no he de ser
De que por mí puedas llorar,
Mejor será partir
Prefiero así que hacerte mal.

Yo sé que sufriré
Mi nave cruzará un mar de soledad,
Adiós, adiós mi amor
Recuerda que te amé
Que siempre te he de amar.

viernes, 25 de noviembre de 2005

Un hombre forza la chapa de un carro, nuestras miradas se cruzan, parece avergonzado. Se detiene. Me alejo. Continúa.
Encuentro una patrulla a un par de cuadras.

--Un tipo se está robando un carro frente al Hotel Palacio Azteca.

* * *

El boulevard a oscuras, el Toño se olvidó de pagar la luz de nuevo.

* * *

Solo en Rosarito puede confundirse a un carro ponchado con el trote de un caballo.

* * *

Los días de pequeñas tormentas sobre la cabeza, con sus tornaditos y sus rayitos se iluminan cuando una descubre que su hija aprendió por fin a pronunciar la R.

jueves, 24 de noviembre de 2005

Tomado de Frivolitos de la Olla.

Por Jaime Chaidez.

Musicalmente, Tijuana ha seducido las creaciones de Joaquín Sabina (Viridiana), Pau Donés (Las cruces de Tijuana), Manú Chaco (Welcome to Tijuana), Jaime López (Mesa de Otay) y Herb Alpert (Tijuana taxi), entre muchos... Es muy posible que Tijuana sea una de las ciudades que más homenajes ha recibido musicalmente (?En Baja California, Tijuana te espera? cantaba el desaparecido Ricardo Ceratto en los años 80).

El periódico mexicano Reforma y el estadunidense San Diego Union han dedicado ediciones especiales para analizar la dinámica cultural que sucede en la frontera. ?La ciudad de las artes? tituló el periódico gringo a la coqueta Tijuana. 

Las revistas también cumplen con esta misión que parece reiterativa cada cierto tiempo. Tierra adentro ha dedicado un par de números a Baja California y, por supuesto, Tijuana es la que cuenta con mayor cobertura. La revista Generación hizo lo propio en un número realizado en el 2000. Hace unos meses la revista Nexos le dedicó un espacio considerable a las plumas de la región y, ahora, en los días recientes Letras libres y Replicante se convierten en vitrinas de lo que sucede en esta frontera.

Curiosamente, el estribillo de ´Welcome to Tijuana´ se ha convertido en una referencia natural para identificar a la metrópoli de los balazos, las televisiones, las farmacias, las prostitutas, los artistas y las cruces en la barda.

Para ser moda ya ha permanecido un buen tiempo.

Algo tiene Tijuana que no se apaga el interés por visitarla, conocerla, escribirla... aunque, como señala Sarabia, ?el turismo literario se vuelva rutina y el desvarío una costumbre?.

Bendita moda permanente.

miércoles, 23 de noviembre de 2005

I like my friends.

I, like my friends.

I like, my friends.

I like. My friends.

I like my... friends.

martes, 22 de noviembre de 2005

Skid Row era un distrito de Los Angeles lleno de fábricas y de homeless obligatorio en los tours que me organizaba mi prima cada que la visitaba: Beverly Hills, Sunset Boulevard, La Brea, Pico y Valencia, Pico y Union, los Alleys, Skid Row.

Ella era el ratón de la ciudad y yo el del campo. Creo que elegía lugares que no se parecieran a ninguno que yo hubiera visto antes, todo era exagerado: en el lujo, en la pobreza, en la mugre, en la frivolidad.

Mi tía siempre decía que en Los Angeles si un niño se encontraba una piedra la guardaba como si fuera un tesoro.

Ahora cada que vuelvo a esa ciudad regreso a mi pueblo sintiéndome rara. Por una parte están los amigos; conocer los ojos transparentes de un bebé, tomar vino de Napa y ver las montañas de Glendale. Por otra está el hotel, neutral, tranquilo cerquita de la Placita Olvera, del MOCA y de los Famous Filippe´s French Dipped Sandwiches. Y luego están las bodegas oscuras que proveen a la ciudad de hookas, pipas, bongas, papeles, básculas y toda la parafernalia de un dealer respetable. En el último escenario camino por calles sucias en las que viven miles de hombres y mujeres en cajas, en carritos de la Vons, en alcantarillas, que se arman de ganzúas para violar los parquímetros. Entónces me pega eso de preguntarme lo que no me importa: cómo eran de niños? por qué viven en la calle? serán adictos? serán esquizofrénicos? quién los alimenta? cogen? desde cuándo viven ahí? por qué viven precisamente ahi y no en cualquier otro lado de la ciudad?

En una de esas calles hay una tienda tan sucia y descuidada que los únicos que se atreven a comprar son esos hombres y mujeres que viven en la calle, se llama Holly Food.

domingo, 20 de noviembre de 2005

Darketitas obesas con ligueros calados, tijuaneras en tacones con todo el payaso en la cara (seguro se maquillaron en la oscuridad), múltiples rockstaritos con middle life crisis, múltiples fotocopiados de Gahan.

Una camisetita del concierto (que por supuesto no compré): 35 dlls.

El placer de ver y oir a Depeche Mode tras una espera de tres horas en la linea internacional: priceless

jueves, 17 de noviembre de 2005

Carretera Tijuana-Ensenada, dirección norte. Cherokee Wagoneer negra, carril derecho. Minivan de ese color indeciso al que se le dice azulverde, carril izquierdo.

Beautiful beautiful
Girl from the north
You burned my heart
With a flickering torch
I had a dream that no one else could see
You gave me love for free


Suena dentro de la Cherokee. La tripulante canta, como siempre que viaja sola.

La minivan invade el carril por el que viaja la Cherokee. Estalla la luz de la direccional, la defensa cromada se hunde en el guardafango azulverde, la tripulante de la Cherokee se sacude con el impacto. El stereo continuá:

Yeah, well it hurt me real bad when you left
I´m glad you got out
But I miss you

I´ve had a hole in my heart
For so long
I´ve learned to fake it and
Just smile along


La tripulante de la Cherokee se desespera, sabe que acaba de chocar y no puede bajarle a la música. No recuerda como apagarla, no sabe que está haciendo. De la minivan desciende un muchacho. Al no saber que hacer, la tripulante de la Cherokee decide imitarlo. Él habla, se disculpa, ella permanece muda, muda. Muda. Muda. Muda, los ojos clavados en el golpe. Por fin abre la boca:

--Debes tener más cuidado.

El muchacho se disculpa, luce apenado y resuelve el problema del modo en que se resuelven los problemas de tráfico en México: cash. Ella no lo ofende ni le falta al respeto, vuelve a enmudecer cuando se habla de dinero (incómoda ante la idea de recibir dinero de un desconocido) y así, muda lo toma tímidamente, lo dobla y sin contarlo se lo guarda en los pantalones.

Candy, candy, candy I can´t let you go
All my life you´re haunting me
I loved you so
Candy, candy, candy I can´t let you go
Life is crazy
I know baby


Muda, preguntandose mil cosas, la tripulante de esa vieja y resistente caja de metal y vidrio manufacturada en 1984 recuerda el boton que dice off.

miércoles, 16 de noviembre de 2005

Soy una mamá irresponsable. No llevo a mi hija a la escuela, me cae muy mal ir a las reuniones de Padres de Familia (padres de familia, padres de familia, que no me vengan con que soy una madre de familia, yo nomas soy madre de mi hija), a veces olvido los horarios de las comidas (por mi propia manera desordenada de comer). hasta la dejo que vea Simpsons y Family Guy y hasta Sex and the City (ok, a veces le cubro los ojos).

Hoy me di cuenta que quiere aprender a escribir: toma mi cuaderno escribe las letras que se sabe y luego me dice que lea lo que me escribió. Nunca le puedo traducir, son letras sueltas: apsn reblhz etc. pero hoy que escribió mamá me sentí culpable. Como que no me parezco mucho a la idea de la madre resignada, abnegada, estoica y buena. Y si, hago galletas y cup cakes y platicamos y escucho su corazón cuando me lo pide (y cuando no) y la observo y me quedo con ella y la regaño y no la dejo que se duerma sin pijama. Las cosas que hacen las mamas.

Pero no limpio su cuarto y me desesperan las películas de animación por computadora y odio a mac donalds y la hago que me ayude con las bolsas cuando vamos al mercado y fumo, aunque ella me regañe. Y me da mucha risa (bien disimulada) cuando hace un berrinche.

La otra vez me hizo una canción

Anais, Anais carita feliz
con su mama regañona.

domingo, 13 de noviembre de 2005

La ceremonia de premiación del Concurso Nacional de Crónica "La misteriosa desaparición de la champaña en la Fiesta de Cumpleaños de Abril (LAMIDECHACUA)", se llevó a cabo el pasado 12 de noviembre, teniendo como resultado un empate virtual (que no real) entre el Omar y la mismísima Lore. Durante la solemne entrega de premios se abrió un paréntesis para celebrar a Cristina Rivera-Garza, laureada escritora próxima a recibir el premio Anna Seggers en Postdam. En las siguientes gráficas se ilustra tal paréntesis.

Image hosted by Photobucket.com Muy propios: Sylvia (desde Hermosillo), Amaranta (desde Cuévano), Louie (desde San Pedro), Patto (desde la Liber).

Image hosted by Photobucket.com
Los mejor portados: Karla (desde Ocean Beach) y Omar (desde la Liber).

Image hosted by Photobucket.com
Ama ama a Marcel (y visceversa).

Image hosted by Photobucket.com
Hay hombres que no pueden resistirse a tomarse una foto con una rubia grandota, el Berna es de esos (las apariencias engañan).

Image hosted by Photobucket.com
La Célebre CRG y Héctor, en plena ceremonia de premiación.

Image hosted by Photobucket.com
Los ganadores del Concurso Nacional de Crónica ´LAMIDECHACUA´(conocido así por sus siglas en español).

Image hosted by Photobucket.com
Algunos de los protagonistas dentro de las crónicas ganadoras:
(de izq a der) El ladrón de champañas, la extranjera de acento delicioso, el padre de familia a quien se le habia perdido una botella de vodka y una de las participantes en la escalera del masaje.

Image hosted by Photobucket.com
Sin palabras.

Image hosted by Photobucket.com
Cristina, Lore y Abril.

Image hosted by Photobucket.com
La despedida.

fiesta


El Fáunulo Kiki y El Fanfa Ron.


Babi, Tam, David

sábado, 12 de noviembre de 2005

En el ´90 un matemático japonés le gana a un literato latinoamericano (qué raro) en las elecciones peruanas. Fujimori se convierte en presidente derrotando a Mario Vargas Llosa.

Gobierna hasta el año 2000 dejando el país hecho un marranero de corrupción, desaparecidos, homicidios, tortura y crisis económica. En el mismo año huye a Tokyo porque en Perú tiene ordenes de aprehension. En Japón se la pasa muy a gusto estos últimos cinco años, hasta que decide volver a América, según él para continuar su carrera política.

Esta semana, en un avión privado de medio millon de dólares, llega Fujimori al aeropuerto de Tijuana. A pesar de que tenía ordenes de aprehensión de la Interpol, en nuestro aeropuerto (el mismo en el que a los pasajeros les revisan hasta los calzones para ´combatir el narcotrafico´y para ´evitar el terrorismo´), a un matemático asesino, rata y fugitivo, no se le pide ni el pasaporte. Él, y los que lo acompañaban pasan como reyes (a cambio de una lana, seguramente) derechito a Santiago de Chile, donde finalmente alguien lo suficientemente listo decide aprehenderlo.

Ahora los que pudieron aprehenderlo en Tijuana, seguramente estarán imaginándose los encabezados, la gloria, los honores, el reconocimiento mundial que habrían obtenido si no fueran tan corruptos o -en caso de que en verdad no hubieran tenido conocimiento de quien era el pasajero de ese avión- pendejos.

Seguro que pensaron que era algún dueño de maquiladora. Claro, seguro.

viernes, 11 de noviembre de 2005

Quisiera decirle que la cicatriz en mi mano es ahora sólo una pequeña línea rosa.
Que hay noches en que aparecen plumas blancas en mi almohada.
Que llueve.
Que tengo frio.
Que me divierte mucho cuando me llaman señora.
Que me divierte más cuando me llaman profe.
Que me divierte todavía más cuando me llaman maestra.
Que a veces se disfruta andar cursi.

martes, 8 de noviembre de 2005

En 1994 Einstein y Newton fueron las dos únicas personas a quienes vi como seres humanos en el grupo 75 de la Prepa Lázaro Cárdenas.

Las tres eramos un poco nerdas, sólo que ellas lo disimulaban mucho menos que yo. Al salir Einstein rompió con su nerdez para irse con un gringo a vivir a Mineapolis, leer un chingo y trabajar en una fábrica de galletas. Newton creo que dejó el fisicoculturismo y se puso a estudiar economía (salinista, aunque buscaba roja). Yo, bueno, todos sabemos esa parte del cuento.

A veces Einstein me escribe cosas así:

Yo ando por los rumbos de Atlanta. Vendiendo chimeneas y arreando gente.
(creo que esta última es la definición más precisa de "Office Manager")
(...) Mi negra Mary ya cumplió tres (picture attached).
Acabo de comprar casa (ya me endeudé, ya sé). Me divorcié por tercera y
última vez. Estoy metiendo solicitudes de préstamo sí, otro) para poner mi
propio negocio, con el favor de la suerte, por Marzo.


(De Newton no sé nada.)

domingo, 6 de noviembre de 2005

Todas las cartas de amor son
ridículas.
No serían cartas de amor si no fuesen
ridículas.


También escribí en mi tiempo cartas de amor,
como las demás,
ridículas.


Las cartas de amor, si hay amor,
tienen que ser
ridículas.


Pero, al fin y al cabo,
sólo las criaturas que nunca escribieron cartas de amor
sí que son
ridículas.


Quién me viera en el tiempo en que escribía
sin darme cuenta
cartas de amor
ridículas.


La verdad es que hoy mis recuerdos
de esas cartas de amor
son
ridículos.


(Todas las palabras esdrújulas,
como los sentimientos esdrújulos,
son naturalmente
ridículos).

--Álvaro de Campos, heterónimo de Mr. Pessoa.

sábado, 5 de noviembre de 2005

I should spy on you just like you do on me. I should, I should but I won´t.

viernes, 4 de noviembre de 2005

Cantar en la carretera: how I dearly wish I was not here.

Sonreir, sentir que todo esta bien.

(En que momento se acostumbra uno dejar de contar los cadáveres de los perros atropellados?)

Se me antoja comer naranja.
Naranja. Naranja. Naranja. Naranja. Naranja. Naranja.

Have you been in love?
I have. I am.
I´m in love with that word: naranja.

Sonreir, sentir culpa por la falta de sufrimiento.
You are the quarry.

quarry n 1: a person who is the aim of an attack (especially a victim of ridicule or exploitation) by some hostile person or influence; "he fell prey to muggers"; "everyone was fair game"; "the target of a manhunt"