sábado, 31 de diciembre de 2005

Se acaba este año lleno de muertes.

La última ayer.

Carmela Sotomayor, amiga de mi mamá desde tercero de primaria.

Mujer de pelo rizado, de sonrisa grande, de ojos grandes. Tuvo una vida muy difícil y ahora, en cuanto las cosas mejoraron, se murió.

Muchos velorios este año:
Gaby
Don Alejandro (víctima de secuestro)
Pepe (víctima de intento de secuestro)
Carmela

jueves, 29 de diciembre de 2005

ZoneZero invita a gente de todas las edades y paises a exhibir sus fotografías relacionadas con el tema:

"Año Nuevo 2006, fotografía alrededor del Mundo."

Con tantas imágenes tomadas a la hora de las doce campanadas pensamos que sería un ejercicio interesante compartir estas imágenes con la comunidad global. Envíanos tus fotografías de festividades, gente, costumbres y paisajes, relacionadas con la fiesta de Año Nuevo 2006.

---

REQUISITOS
Ash´s dirty talk is as dirty as the beach on summer. Today at the shop we were discusing where to go for dinner, and when someone said the word ´escargot´ she yelled:

--Yuck no, escargot tastes like sweaty balls.

There was one costumer there, when Ash noticed him she started laughing and left as fast as she could, when she was gone, he said:

--I´ve never had escargot, but it sounds like she knows what she is talking about.

(the worst of all is that I do like escargot)

miércoles, 28 de diciembre de 2005

Dice la Michi que cuando brinda ´por el futuro´en Amsterdam la gente se pone seria y responde solemnemente: ´si, por el futuro´(como esperando cosas buenas, como si en el futuro no estuvieramos todos muertos).

Dice tambien que se abusa de los migrantes recien llegados y luego ellos cuentan historias tristísimas a otros migrantes (como ella). Después de un rato de oir calamidades , la Michi, ya insensible les dice, oh yeah that is called welcome to Amsterdam.

Antes de que se fuera no era tan pesimista. Ahora me cae mejor (hace falta tener un humor muy negro para brindar por el futuro).
No post.

lunes, 26 de diciembre de 2005





Image hosted by Photobucket.com

Image hosted by Photobucket.com

En vista de que el hate mail ha cesado. Y de que me siento vil espiándole, retiro el contador. Hoy siendo las 10:38 am (muy orgullosa de haber tenido un dia de 75 hits, muy halagada porque a estas horas van 25 visitas, muy presumida al decirle que en dieciocho dias el contador marco 728 visitas y poquito menos de el doble de page views, muy ondeada porque hay quienes entran buscando las cosas más extrañas -no las diré, pero usted sabe a lo que viene-).

Quizá vuelva a hacer uso de él. Por ahora no.

A los vouyeristas habituales: gracias.

L.
5
Mi poema es el dedo
apuntando a la luna
Que se mueve a tu alrededor

16
Hasta el bárbaro sabe
la mirada que corta
un hilo sobre el agua

--Sorbos de luz de Juana Rosa Pita.

domingo, 25 de diciembre de 2005

Yo al Domingo lo agarraría a patadas.

Y si no se deja (porque los domingos nunca se dejan) le aventaría arena en los ojos y luego lo envolvería en una cobija y le pegaría con puntas.

Son tan ridículos, con sus personitas en la iglesia y sus mañanas de mercaditos, con su gentecita que se para tarde y se va a desayunar menudo con la familia.

Nunca los quise, no los quiero. Por más que se esfuercen siempre acaban igual.

Es un día que no sirve para nada más que para ir a la playa a patear botes y cascaras de sandía.

Y hay quienes asi nombran a sus hijos: Domingo. Por qué nadie nombra a sus hijos Viernes? (Yo un dia adopté a uno que asi se llamaba, pero tuve que dejarlo ir con sus padres biológicos y ellos lo dejaron morir)

sábado, 24 de diciembre de 2005

El alter ego del Verde escribe:
Las estrellitas de pollo son la prueba de que cuando te mueres puedes tomar cualquier forma.
--Kiki Mancilla.

Opiniones acerca del Carls Jr:

Louie:
--This place is depressing

Lore:
--Es como comer en la cárcel.

Kiki.
--Sabe mejor de lo que huele.

* * *
En el estacionamiento la Lore se dirige a un hombre que está dentro de un carro:

--Excuseme sir, do you have a light? (el hombre permanece inmóvil) Oh, no está dormido... o muerto, mejor vámonos de aqui.

Cruzan la calle, la gente anda como loca, se gritan cosas, se echan los carros encima, la Lore dice al Kiki:

--Qué le pasa a esta gente, por qué nos quieren atropellar?
--Es el espiritu navideño! (responde el Kiki con gritos)

Se dirigen a comprar panecitos a la Vons, el Kiki recuerda que hace un año en ese mismo mercado olvidaron un pavo, la Lore le aclara que no era un pavo, era un jamón.

* * *
La Lore no logra consiguir fuego gratis.

* * *

viernes, 23 de diciembre de 2005

Ella mira una escena del nacimiento, se sienta sobre las piernas de su tía para preguntar sobre los personajes.

--Y ese quién es, y ese otro y aquel que tiene alas que?
--Es un ángel mija, todos tenemos en el cielo un ángel que nos cuida.
--Nooo. No es cierto, yo no tengo ningun ángel. Yo tengo un toro. Está en el cielo, él es el que me cuida.

jueves, 22 de diciembre de 2005


Ninis fue contagiada por el espiritu navideño el año pasado. La escuela, los foquitos, la mercadotecnia le pegaron un villancico que me gustaba oirla cantar:

Navidad, Navidad
tonto llegará...


Este año canta la version de Bart Simpson:

Jingle bells, Batman smells
Robin laid an egg
batmobile lost its wheel
and the Joker got away
hey!


Envolver regalos me da una hueva infinita (al Kiki tambien).

Como cada año, hice galletas para regalar (y como cada año dije: no lo vuelvo a hacer).

lunes, 19 de diciembre de 2005

Hace poco más de un año Amaranta me ayudó a pintar esta casita.

Omar y Tambor le dieron raite a los muebles de la minicocina.

Lou y yo peleamos y peleamos al colocar los azulejos del baño.

El Clemente perdió un diente con una teja (mi casa no tiene tejas).

No sentí ninguna tristeza al abandonar mi vieja casa. Era fría, húmeda, oscura. Tenía todo el ruido de los bares de alrededor. En verano los turistas borrachos entraban por el pasillo a mear el patio. Hubo un tiempo en que tuve a un dealer de vecino, hubo otro tiempo en que tuve a mi suegra de vecina. El refrigerador no servía, el boiler no servía, no había estacionamiento pero había ratas y un corto circuito debajo de la casa. Era algo así como una cueva. No era un buen lugar para vivir, pero por lo menos no tenía goteras.

Cuando quería estar sola me iba al shop y le echaba seguro a la puerta.

Pero tambien tenía sus cosas buenas: licorerías a menos de cincuenta metros en cualquiera de los puntos cardinales, las campanadas de la iglesia para misa de ocho y de seis, la playa a dos cuadras, el shop a diez pasos. No necesitaba manejar para ir a ningun lado y cuando salía el taxi de ruta me dejaba enfrente de la casa a cualquier hora.

Con todo ello no cambio mi casa en colonia subdesarrollada por la casa del centro, aunque en la tierra no crezcan las plantas y haya locas que se meten a vivir en los baños vecinos, aunque en lugar de campanadas de la iglesia oiga los camiones de la ferretería y los ruidos de la llantera. Aunque los taxistas me pregunten si estudio o trabajo y por que ando tan solita a estas horas en la calle. Aunque mis vecinos nunca sean los mismos. No la cambio. Me cae que no.

domingo, 18 de diciembre de 2005

Domingo de mercadito en busca de un escritorio.

Image hosted by Photobucket.comMerca.

Image hosted by Photobucket.comBabi y Barbie rapada.

Image hosted by Photobucket.comCama Vaca.

Image hosted by Photobucket.comTorso.

Image hosted by Photobucket.comCarne.

Image hosted by Photobucket.comDólar.

Image hosted by Photobucket.comGlobos.

Image hosted by Photobucket.comCristal.

Image hosted by Photobucket.comCotton Candy.

viernes, 16 de diciembre de 2005

Hoy fue el último día de mi primer semestre como profe.

Para finalizar el curso hice una cita en el Museum Of Photographic Arts (MOPA) para llevar a los alumnos de Comunicación.
Eramos poquititos y yo creo que por eso la pasamos mejor. Primero fue pizza y antipasto en el Filippi´s de Downtown San Diego, después caminata por el Parque Balboa. Llegamos al MOPA con algunos minutos de anticipación que usamos para browsear en la tienda del museo (en la que compré un visor para ver sin ser vista y una postal con la foto de una mujer sonriente que decia: If you can bake a cake, you can make a bomb).

A los pocos minutos nos presentaron a la docente que nos guiaría, resultó ser Alva, una amable high school student que nos dio el tour en español.

Vimos fotos de Nan Goldin, Cindy Sherman, Man Ray, Pedro Meyer entre un montón más. La muestra exhibía diferentes puntos de vista del problema de las razas en E.U.

Y pues, ya que andabamos en Balboa paseamos por el estanque de los peces en el que un pato se acerco a mis pies y luego se tiro al agua (heladísima), nos tomamos la foto en el jardín botánico, fuimos al San Diego Museum of Art y luego al Putman Museum (en el que vimos, desde arte medieval, obras de Rembrant y tapices de hilos de oro, hasta un gran arbol navideño).

Los alumnos estaban encantados porque:
1. No conocían downtown.
2. Nunca habían ido a Balboa.
3. Nunca los había sacado de clase un maestro
4. Nunca creyeron que disfrutarían del paseo.

Después de varias horas manejé de regreso a la frontera para ver al grupo de contaduría.

Con ellos fue algo muy cursi.

Tuvimos clase y me despedí dicéndoles que muy probablemente no podría ser su maestra para el siguiente periodo porque me voy de regreso a la UABC a titularme. Al final todos se despidieron de mi con abrazo y beso en el cachete. Pero hubo un momento que me puso muy triste: Rosa Maria, una alumna de mi edad (que al igual que yo tiene una hija) me sorprendió al darme un abrazo fuerte, apretado, desesperado. No sé porqué lo hizo, no pregunté nada, sólo me fui y les dije que me invitaran a su graduación.


El último grupo eran los de Comercio Internacional y Administración. Ahí también tuvimos clase, los morros presentaron al Yepez, a Gerardo Yepiz, al Otis, al Erre, a Yvonne Venegas y a Nortec. Ahí no hubo grandes momentos cursis, me despedí contenta a las 9:30 pm, al terminar la clase uno de los alumnos me regaló el CD de Nortec. Firmé mi salida (como en la cárcel) y un grupo de alumnos me acompañó al estacionamiento. Estrené el disco en el camino de regreso pensando a ratos en el abrazo de Rosa Maria, a ratos en lo bien que se siente el cuerpo y la mente al final del trabajo y riéndome sola al pensar en aquel nudo que traía en la panza las primeras semanas que di clase.

De vuelta me esperaba la casa silenciosa, un bowl of chex y un mudo en el teléfono.

Fue un buen día.

jueves, 15 de diciembre de 2005

En vista de que cae más pronto un hablador que un cojo:


(..) desde que hice el blog, desde antes, había decidido que no quería retroalimentación alguna(...)

Continúo firme en no conocer el tráfico que tengo en el blog y en no dar al lector la opción de expresar su opinion.

Así me siento a gusto. No sé quien me lee, no me interesa. Es como escribir pa mi solita.

Además, como soy muy peleonera y eso del tag se presta para que gente indeseada diga babosadas, prefiero quedarme en el morado frambuesa de mi blog, mantenerme al margen del oscuro universo de las blog wars.

(Lo anterior, excepto la primera línea, lo dije el 16.11.03.)

Me trago mis propias palabras (que no saben mal, por cierto): You are being watched.
...let´s say I´m in a room with Bergman or Kurosawa, and they have achieved this (greatness), but ultimatly they´re going to the same place I´m going to. You understand that art doesn´t save you. It doesn´t save me. So then I think to myself, What´s the value? After Kurosawa sits back and says, ´yes, Rashomon--I did a very fine job there´, what happens? He still has to come home and eat his bowl of rice, and down the line, they bury him. Is not that I´m loosing my passport to paradise. I´m not. There are a lot of things in life I´m not going to have. I´m not going to play like Michael Jordan. I also will not make films like Kurosawa or Bergman.

Woody Allen en ´Reconstructing Woody´, artículo de Peter Biskind para Vanity Fair con fotos de Annie Leibowitz.

miércoles, 14 de diciembre de 2005

Una se despierta en la madrugada sin sobresalto. Sin ruidos extraños, sin truenos ni relampagos, sin lluvia, sin rateros adentro de la casa, sin el llamado de su hija desde el cuarto, sin frío, sin tos, sin fantasmas, sin toquidos en la puerta, sin llamadas por teléfono, sin insomnio, sin sed. Sin ninguna razón una se despierta.

Una espera a que pase algo y nada.

Una estira la mano al buró. Nada.

Una se toca la nariz. Nada.

Una abre la cortina. Nada

Una ve por la ventana. Cielo.

Una espera a que pase algo y nada

martes, 13 de diciembre de 2005

Cuando era chica los aguadores pasaban por esta calle. El doble claxonazo avisaba que estaban cerca, entonces el ama de casa salía a gritar:
--Aguaaaaaaa.

En mi colonia pasaban tres camiones: el verde, el amarillo y el azul, los tres con notorias rivalidades entre sí. En la defensa del verde se veía la leyenda: ´Me ves y sufres´, en el amarillo: ´Me critican por ardor´y en el azul: ´De qué murieron los quemados?´

Mi mamá siempre le compraba al verde.

Ahora para que un aguador llegue a la casa es necesario firmar contrato con la sparklets. Quienes no lo hacen deben comprar el agua en un expendio establecido. Ya no es posible culpar al aguador cuando los hijos no se parecen al esposo.

Extraño al verde y su defensa rotulada: me ves y sufres (con corazoncitos en lugar de comillas).

lunes, 12 de diciembre de 2005

Sabía que estabas aqui mientras comía. Comía y pensaba y me reía y separaba los huesitos y mordía una alita de pollo algo seco (tomé también bocados de una pasta con aceitunas). El Kiki se retorcía en el piso como siempre, la Ninis se subió a su cama en cuanto le dio sueño y ni buenas noches me dijo, la Babi había ido conmigo al mercado (El abrigo de la Babi parece algo que usaría una caricatura, es café, con grandes botones de sofá sesentero, en algún tipo de peluche chaparrito y brilloso. Le costó 15 pesos en la segunda de la Cruz). Al beber mi vaso de sprite recordé que ya no me duele la garganta.

domingo, 11 de diciembre de 2005

Aviso.

Contador a prueba por una semana.
Desvelados. Rosarito. Langosta. Margaritas. Flan. Nuez garapiñada. Fake burrozebra.

Image hosted by Photobucket.com

Image hosted by Photobucket.com
Ron, Lou Lou
Image hosted by Photobucket.com
Nueces
Image hosted by Photobucket.com
Melissa.
Image hosted by Photobucket.com
Ivonne
Image hosted by Photobucket.com
Abril
Image hosted by Photobucket.com
Sylvia, Lore.
Image hosted by <br />Photobucket.com
Mariachito.
Image hosted by Photobucket.com
Puerto Nuevo.

sábado, 10 de diciembre de 2005

También sucede




A veces
el amor como un intruso,
como un pelo
en el plato de comida.
A veces el amor
como enfermarse,
como estar ahogándose,
como si hubiésemos robado
y nos buscaran.
Otras veces con él
qué borrachera,
qué jubilosa azúcar
inundándonos,
qué tropel
en las venas,
qué cosa nunca vista,
qué fiebre de colores.
A veces el amor
como pudriéndose.

--Euler Granda
Más Salgado.
Para ver un pedacito de Salgado vaya Usted:

viernes, 9 de diciembre de 2005

Ahora mientras presentaba fotografías de Sebastiao Salgado a mis estudiantes de Adminstración y Comercio Internacional pensaba en la horrible belleza de esas imágenes y en las vidas terribles que retratan. Pensaba en el derroche, la desigualdad, los arbolitos de navidad colmados de hilos de oro, las cirugías que lo hacen a uno un poco menos feo, la envidia, el odio gratuito y todas esas cosas en las que se desperdicia la vida.

Pensaba en la estupidez. En el egoismo, en la indolencia.

Esas cosas que uno se pone a pensar de pronto, así nomás.

Desde que inicié este blog, hace casi tres años decidí, más por timidez que por cualquier otro motivo, que no pondría un tag, ni un contador, que mi blog sería pa mi solita y pa usted que me lee, por supuesto (El Usted al que me refiero es un Usted amorfo, a veces con muchas caras y con muchas manos. A veces no es nadie, a veces es meramente un amigo imaginario).

Con el tiempo blogger añadió el espacio para agregar comentarios (y empezó la guerrita de secundaria), ante tal herramienta permanecí con la misma política del inicio. Hice de mi blog una isla en la que sólo vivía yo (usted me espiaba desde el anonimato de su barco, por supuesto). La cuestión es que el aislamiento y la curiosidad me obligaron a ofrecer un contacto al exterior: puse mi dirección electrónica a su disposición como si lanzara el ya muy choteado message in a bottle.

Y bueno, lo malo de lanzar botellas al mar es que nunca se sabe quien las encuentra (y que hay cada idiota). Y que por supuesto, además de fan mail se recibe hate mail, éste último se aprecia cuando esta hecho de manera inteligente, pero cuando uno recibe cartitas plagadas de insultos baratos, de faltas de ortografía que no sólo reflejan las graves deficiencias del sistema educativo mexicano, sino que exhiben de una manera estridente el entorno y el intelecto del emisor, entonces no queda nada más que lástima (y un poco de risa, claro).

Pero luego vuelvo a Salgado, y a la violencia en la que estamos inmersos, al mierdero que hay en la política (nacional, internacional, local), a la decadencia humana, al neoesclavismo, a la gente cercana que ha muerto asesinada cobardemente por dinero.

Aqui me detengo y pienso un poco en Laura, la misma que me prestó mis primeros cómics de Mafalda, la que me prestaba libros y películas y que platicaba conmigo y me trataba como su igual a pesar de que ella me llevaba un largo trecho de ventaja.

Es sólo por Laura (a quien admiro y guardo agradecimiento) que guardo silencio.
Como el Verde ya no va a postear, yo lo posteo a el.

Y reitero: a mi se me habla en singular, que no soy manada.

Lorenz de arabia:
chica fresa, que onda contigo mi chula?
pues aqui nomas perreando a la puta de tu ex-cuñada.
Pinche chismote.
Pero miranos, como si nada.
No me habia dado cuenta cuanto pesa lo que digo, me
siento importante y eso no es sano. Tampoco insano,
mas bien innecesario.

Tengo muchas ganas de platicar con ustedes.
Recibe un saludo.
Verdette

jueves, 8 de diciembre de 2005

Noticias:

1. El Lunes a la media noche llego la Micha de Amsterdam.
1.1 La proxima semana llega la Mariana de Nueva York.

2.Por fin, Telnor hizo el milagro: tengo internet poquito menos chafa.

3. Alguien escondio enies y acentos en mi compu.

4. Felipe Lee Vera construye un plan genial para titular a todos los intitulables de filosofia de la UABC. Si alguno pasara por aqui mandeme un email o escribale a el.

5. La punta de mi nariz esta helada.

miércoles, 7 de diciembre de 2005

Debo confesar que los consultorios médicos me producen un pleito interno. Por una parte está la sensación de llevar el carro al mecánico, por otra la de ir al confesionario, y por último la extrañeza de estar semidesnuda frente a un desconocido.

Sentada en una dura silla de plástico azul, hojeé una tvnotas en la sala de espera, me aburrí, noté que los árboles del parque son cada vez más altos, que las palmeras parecen más esbeltas, que olvidé poner monedas en el parquímetro. Hasta que los labios fuschia nacarado de la recepcionista dijeron mi nombre. Entonces, fui llevada entre paredes verdes y pasillos laberínticos a una habitación en la que una mesa de formáica era rodeada por un biombo, una silla, un vaso lleno de un líquido rosa, un sobrecito con polvo blanco, batas de plomo, un popote, pantallas, y una suerte de apárato cóncavo que no se me antoja describir ahora.

Me desnudé el torso (luego lo cubrí con una bata de hospital). La asistente del médico me indicó que debía poner el polvo blanco detro de mi boca sin tocar el sobre con los labios. Le pregunte si sabía mal, me respondió que sí. Una vez que lo hice, me acercó el popote con la bebida rosa, me indicó que tomara un sorbo pequeño y que me acostara sobre la mesa. Luego llegó el doctor. Platicador, sonriente, me dijo que no estuviera nerviosa. Me hizo cambiar de posición varias veces mientras arrojaba rayos equis sobre mí. Era como una sesión de fotos: reposa la cara en el brazo, apoya la pierna así, no respires, ya puedes respirar, haz fuerza. Hubo un momento en el que estaba bocabajo con la cara de frente a la imagen de mi propio esqueleto, entonces la asistene me acercó el popote. Bebí el líquido rosa a grandes tragos (como ordenó el doctor) me vi en las pantallas beberlo, pero quien lo bebía no era la imágen del espejo, sino la de un esqueleto sonriente. Algo de mi que nunca antes habia visto: mis huesos.
Hubo una larga pelea contra la línea azul. Perdí, lo admito. Pero sólo porque no supe donde encontrarla.
Si usted usa explorer para ver este blog y se ha encontrado todo el tiempo con una horrible combinación de colores (rosa, verde, rojo, azul, negro, naranja y gris) es debido a que por razones misteriosas de las computadoras (que mi mente no alcanza a comprender), en safari, que es el programa que he usado desde hace tiempo para ver el blog, la combinación de colores era tambien horrible, pero un poco menos festiva (rosa, rojo, gris, negro). Es decir, en safari mi mal gusto es malo, sin duda, pero lo es un poco más en explorer.

Disculpe usted, tratare de arreglarlo o de poner un template un poco menos gacho.

lunes, 5 de diciembre de 2005

La cajita feliz empezó hace varios años. La he recibido, la he enviado; de contenido siempre diverso; discos, libros, flores de té, revistas, fotos, chácharas, cerveza, una camiseta, un video, un corazón de latón, una hoja de plata, una cigarrera antigua, zapatos de juguete para Ninis, notebooks, cartitas, dulces, cajeta, notas de periódico, incienso, galletas...

Cuando no hay ganas ni tiempo para cajita feliz, queda la postal.

El email es demasiado impersonal. No se adivina el estado de ánimo en la letra, ni se huele el espacio ajeno.

La cajita feliz tiene su propio universo y también sus propios hoyos negros.

La postal es más difícil; un espacio unidimensional de cuatro por seis pulgadas en el que debe caber además de un mensaje y una dirección, una estampilla.

sábado, 3 de diciembre de 2005

Anoche al llegar de la escuela (cansadísima, por cierto), me encontré con que la línea de teléfono en mi casa estaba muerta. Asi: RIP.

Y lo único que me molestó fue el tener la certeza que dentro del contrato conyugal no hablado a mi me corresponde hacer buena parte del trabajo sucio, en el que se incluye lidiar con dependencias burocráticas (privadas y de gobierno).

Ahí me tiene usted esta mañana rezándole a todos los santos para que la chica Telnor me contestara. Después de veinte minutos de grabaciones, desvíos y voces sexy (su llamada es muy importante, nuestros ejecutivos se encuentran ocupados atendiendo a otros clientes, por favor espere en la linea.... larala) decidí jugar como ellas, y como el trabajo que me corresponde: sucio.

Bueno, si se puede llamar juego sucio el marcar las opciones de contratación, en lugar de las de reparación, y claro, para contrataciones no había espera, porque un contrato con Telnor no significa vender el alma al diablo, significa darle dinero al diablo para que se lleve tu alma. Es decir, un contrato equivale a que una mujer de Rosarito quiere darle dinero a la empresa y hay que atenderla rapidito y con amabilidad. En cambio, una reparación significa que una vieja enfadosa de Rosarito está dando lata con que su línea no funciona, y está chingue y chingue, y tengo hambre, y no se qué desayunar y mejor dejo que timbre el conmutador unas doscientas veces a ver si se enfada, al cabo es sábado, y la grabación dice que el servicio funciona las veinticuatro horas, los siete dias de la semana pero todos sabemos que no es cierto.

La cuestión es que el jugar sucio funcionó y ahora soy la orgullosa poseedora de dos entidades abstractas: un numero y una promesa. El primero es la prueba de reporté que mi teléfono dejó de funcionar y la segunda es la amenaza de que un emisario del diablo vestido de beige visitará mi casa y comprobará que no estoy loca, se subirá al poste, entrará a mi recamara y resucitará la línea muerta, todo esto ocurrirá, según la promesa de la chica Telnor en tres o cuatro dias hábiles.