miércoles, 28 de abril de 2010



ahora sí, vámonos al fut.
Entonces,  había que esperar y estaba sola. Manejaba, di una vuelta a la cuadra y me estacioné en dos movidas, del lado izquierdo, nada menos, el que se me hace más difícil. Escondí mi cartera debajo del asiento, recogí la revista, la bolsa llena de fast food made in playas y me fui al pasto a comer leyendo. Piglia hablaba de las novelas policiacas y alrededor de mí giraba la vida del parque Teniente Guerrero: un par de gays en camisetas negras elastizadas caminaban lentamente, en direcciones opuestas, como si esperaran que algo o alguien pasara, a veces se cruzaban e intercambiaban palabras, luego seguían. Un nombre viejo y gordito con una camiseta que no sé si era de la Santa Muerte o de una banda de death metal corría dibujando una decena de veces el contorno del parque al ritmo de sus audífonos. Luego pasaron varias señoras (que bien pudieron ser la misma) con zapatos de viejita que acostumbra caminar por el centro de la ciudad para comprar las tortillas, los tomates, la leche. De los arbustos salió una perra con las tetas hinchadas, balanceándose de un lado a otro, seguro perdió a sus cachorros o ya estaban muertos de hambre. Frente a mi carro un hombre dentro de un carro azul hablaba por walkie talkie. Todos giraban, pasaban, se movían, hablaban. Cambié de página, Vila-Matas alegaba que leer no sirve para nada,  en realidad no alegaba eso, pero me causó gracia que le respondiera a alguien: "Leer no sirve para nada, ¿satisfecho?"

En fin, que leía y esperaba y amo las papas fritas y era una tarde fresca y hasta me reí sola.

martes, 27 de abril de 2010

Los conflictos existenciales de los hombres y las mujeres, la soledad, las parejas, falta de sincronía, peleas, dolor...

La danza contemporánea debería buscarse otros temas.

(tengo ganas de escribirle pero entre el futbol, las clases, las visitas inesperadas a festivales de danza, la Ninis, los proyectos y la flojera -que a veces es tan placentera-, pos no me he dado tiempo) 


I wish I didn't have to work today.











I never say "five more minutes", I say: "un ratito más".

domingo, 25 de abril de 2010

Ayer murió Jesse Betancourt, un gran amigo.

Gracias a él empecé a leer,  fue mi primer crítico,  le agradezco chingo de cosas.

Octubre 3, 1965-abril 24, 2010.

Pinche Jesse.

sábado, 24 de abril de 2010

Two literature teachers.
Two jesuits.
One cinematographer.

We walked among the ruins of a church that was destroyed by an earthquake two centuries ago.
We never saw the sparrows (we were told they where there).

I wondered what does it mean when people say: Una golondrina no hace verano.

jueves, 22 de abril de 2010

Ninis me hace un avatar en el sitio de los Simpson, luego me escribe un poema:

Oh madre, tú que me diste la vida
me cuidaste, etc.
Tú que vas a esos bares de la calle sexta.


Te amo
                                         Poema por Ninis.




(suena a que vivo de bares, pero no es cierto, soy muy aburrida, rara vez salgo, me paso la mayor parte del tiempo con ella)

miércoles, 21 de abril de 2010

Hoy salió el texto de Julio Sueco en el San Diego Reader. 


Pásele usted por aquí a leer


The Tijuana Identity en inglés.


y por acá se encontrará


La Identidad Tijuanense in spanish.


En San Ysidro se hace un trafical del infierno para cruzar a Tijuana por las tardes, cerca del cruce hay una callecita por donde los autobuses pasan para bajar pasajeros y dejarlos en la mera puerta de Tijuana. Es una calle sin chiste donde antes sólo había tierra, hoy está llena de malls, outlets, duty free shops (a los Tijuanenses les encantan los pisos brillositos de las perfumerías, los sofás del Starbucks, las tortas de diez dólares del mall, las camisetitas que les atraviesan el pecho con grandes anuncios que dicen Hollister o Aeropostale, Abercrombie. So tacky).

Pero bueno, la cuestión es que la calle se llama Camiones Way, creo que porque es por ahí donde pasan los camiones.

No me puedo imaginar el día en que una calle de Tijuana se llame "Paseo de los Buses", "Avenida del Grey Hound", "Calzada Bus Stop".

Omar Pimienta en su visita al Bachilerato de la Ibero, Tijuana. 



Una niña pidió que le autografiara la cartera.



Miriam y Vichu
Tam.









lunes, 19 de abril de 2010

Es la primera vez que me hace feliz que alguien me diga que voy a la cárcel.

domingo, 18 de abril de 2010

Estimados amig@s:

Continuamos con nuestro programa de conferencias del Seminario de Arte Público de la Escuela de Artes, U. A.B.C. campus Tijuana. 

Este lunes 19 de abril a partir de la una de tarde, en la sala de conferencias del teatro "Rubén Vizcaíno", nuestros expositores nos hablarán de dos problemáticas complejas de la ciudad de Tijuana.

Por un lado, Oscar Tomo y Urbarea,  nos presentan el proyecto transdisciplinario de acción comunitaria, activismo medio ambiental y construcción de espacio público en la comunidad de Los Laureles.

Por otro lado, Esmeralda Ceballos integrante del transdiciplinario La Línea, nos presenta El proyecto de la Morras, iniciativa de intervención artística por medio de la literatura y poesía en espacios de rehabilitación de adicciones para mujeres.

Oscar Romo, Profesor.U.C.S.D. Estuario Tijuana.
Urbarea, José Segovia y Carmen Romo.
Medio ambiente, comunidad y frontera.

Links de interés:

Esmeralda Ceballos, actriz, directora y escritora teatral .
Transdisciplinario La línea.
El Proyecto de las Morras

Links de interés:
Mtro.Felipe Zúñiga

Pásele a ver y leer los avances de El tiro de Gracia de Zack Canepari. Proyecto de foto aún en proceso.

http://www.canepariphoto.com

sábado, 17 de abril de 2010

La última vez que fui a esa capilla velábamos el cuerpo de mi primo y su suegra. Éramos muchos.

Hoy éramos menos, las misas de las quinceañeras no tienen gran convocatoria, había menos flores. El padre llegó un poco tarde, hizo misa rapidita.

En la calle todavía estaba la basura del mercadito mañanero. El gordo de la limousina no sabía si esquivar los platos de pizza o los huecos que deja la tierra endurecida después de haber recibido tanta lluvia. Las llantas patinaban levantando un polvito fino y claro, así es la tierra en La Gloria. De chica mi abuela me mandaba al paredón que había cerca de su casa para arrancar terrones blancos, con ellos lavábamos los trastes que tuvieran grasa muy pegada--es mejor que el Ajax--me decía.

Las cazuelas de mi abue siempre estaban relucientes,  también sus dientes, antes de cepillarlos le gustaba quemar una tortilla y usar el carbón para pulirlos.
Es una nota vieja, pero leía sobre el turismo suicida que llega por fenobarbital a los graneros locales, es una droga veterinaria inyectable que se puede comprar sin receta a cambio de cuarentaicinco dólares. Para no lidiar con agujas, siguen tres, cuatro traguitos y ahí muere, literalmente.

Luego leía de las suicidas musulmanas, de las rusas.

Recordaba a los "heaven's gate" que también compraron su fenobarbital en Tijuana.

Y es raro, por lo distinto de las razones: depresión, enfermedades terminales, política, religión, fanatismo extraterrestre, locura. La cosa es que hay gente que se complica demasiado la vida para dar validez a sus ganas de morirse.

(y no se espante usted -esto lo digo por si mi mamá o la Ninis llegan a leer-,  no ando suicida, pero esque hice una cosa que quizá sea otra cosa, que se puede convertir en otra y tiene que ver con todo esto)

viernes, 16 de abril de 2010

jueves, 15 de abril de 2010

Llamada, contesto:

--Bueno.
--¿Cómo está mi tía Lorena?-voz joven, ruidos al fondo.
--¿Quién habla?
--A ver tía, imagínese quién le habla, de acá de Estados Unidos...-espera una respuesta, no lo pienso mucho.
--Por supuesto que no, pendejo.

Cuelgo.

(durante los últimos años los timos, el chantaje, el secuestro imaginario por teléfono son prácticas de supervivencia comunes que muchas veces vienen desde las cárceles)
En el futuro escritora de deportes.

miércoles, 14 de abril de 2010


¿Le he contado a usted que soy de familia futbolera?

Aquí el Joe, jugador de fut desde que aprendió a caminar. Hijo de padre norteño y madre salvadoreña, ambos migrantes indocumentados, casados en L.A. en los '80s (así es: big hair, perms, huge polyester ruffles).

(Por fortuna, ya no necesitan pollero para cruzar la frontera.)



TIJUANA.- El equipo de Club Tijuana Xoloitzcuintles de Caliente continúa con su ardua preparación para el encuentro de este fin de semana ante el León, los pupilos de Juan Antonio Luna entrenaron este jueves en el estadio Caliente y realizaron un interescuadras donde, nuevamente, el estratega fronterizo probó distintas formas para ofender al rival en turno y buscar los primeros puestos en la tabla de posiciones de cara a la Liguilla.
Uno de los hombres que mejor desempeño ha mostrado en los entrenamiento y en la Tercera División es Joe Corona, el joven méxico-estadounidense vio sus primeros minutos con el primer equipo de Xoloitzcuintles el fin de semana anterior ante Necaxa, por lo que el joven comentó que está “muy contento de haber podido debutar a esta edad y más que nada me hubiera gustado haber ganado el juego (de su debut) pero estoy contento de haber podido debutar y demostrar de lo que soy capaz”.
Respecto a su primera participación en la Liga de Ascenso, el nacido en San Diego, California comentó: “nunca esperé un debut así (por el rival y las condiciones) me imaginé que iba a entrar al juego, más que nada por las circunstancias, por el marcador y pues nunca me imaginé que entrara, pero muy contento por el rival”.
Joe Benny Corona Crespín ha jugado 12 encuentros con el cuadro de Xoloitzcuintles de Tercera División en los que ha marcado seis goles, el joven cuya señora madre es de nacionalidad salvadoreña, comentó que el siguiente paso para él es “seguir trabajando, mejorar cada día y adquirir experiencia para que se me siga dando la oportunidad y responderle al equipo”.
Joe Corona es, sin duda, un ejemplo para la juventud de la zona, de ambos lados de la frontera, que encontró el modo de desarrollar su talento y Club Tijuana Xoloitzcuintles de Caliente se encuentra muy confiado en que esta joya del futbol llegará muy, muy alto.
Dice un señor (al que no le gusta que le digan Don) que el texto se lee Chanquiqui, pero yo no sé qué es eso.

La cuestión es el suicidio, los suicidios; a los periodistas los matan, los narradores se la pasan retebien (por lo general), pero eso de la poesía sí que es oficio de valientes que no tienen miedo a nada, ni a morirse de tristeza.

Aquí le dejo esta nota, que viene de aquí, pero antes vino de acá







LOS RIESGOS DE LA GRAFOMANIA

La sociedad de los poetas muertos





Escribir poesía es perjudicial para la salud. Es al menos lo que se desprende de The cost of the muse: Poets die young, un estudio científico realizado por el profesor James Kaufman del Instituto de Investigación del Aprendizaje de la Universidad Estatal de California, en San Bernardino. Según el informe, publicado en el oscuro periódico Death Studies, los poetas mueren antes que los novelistas, los dramaturgos y los escritores de no-ficción. El doctor Kaufman llegó a esta conclusión luego de haber analizado el caso de 1987 escritores célebres muertos, oriundos de Norteamérica (incluyendo México y Canadá), China, Turquía y Europa de Este. Tras procesar varios diccionarios biográficos, halló el siguiente resultado: los poetas vivieron un promedio de 62,2 años, los dramaturgos estiraron hasta los 63,4; los novelistas por su parte llegaron a soplar 66 velitas, mientras que los más longevos resultaron los autores de noficción, con 67,9 primaveras. “La imagen del poeta como una figura clásica, condenada a morir tempranamente, puede ser avalada por los hechos”, resume Kaufman. Y no son John Keats, fallecido a los 26 años, Lord Byron a los 36 o Rimbaud a los 37 entre tantos otros quienes van a desmentirlo.

A la hora de buscar una explicación a esta tendencia a vivir rápido y entregar un cadáver joven, Kaufman explica: “La poesía puede atraer a gente propensa a la autodestrucción. La poesía tiende a ser más introspectiva, expresiva y emotiva que la ficción y la no-ficción. Estar en un campo subjetivo y emotivo se asocia con la inestabilidad mental”. Y agrega: “Si uno rumia mucho, es más probable que se deprima, y los poetas se la pasan rumiando”. Este comportamiento se vería agravado por la soledad de su trabajo, un aislamiento que no comparten los dramaturgos, ensayistas o biógrafos, que necesitan interactuar con otros individuos que participan de su labor, rompiendo así el cerco del autoconfinamiento. Para el psicólogo, a esta razón hay que sumarle la “naturaleza mística de los poetas”, quienes creen muchas veces que su trabajo es el resultado del dictado de “una musa, una inspiración divina”. Por este motivo, quienes escriben versos atribuyen erróneamente sus poemas a una entidad externa, y no disfrutan del “crédito” de lo que han obtenido. Esto se traduciría en un “aumento del riesgo de depresión y de otros desórdenes emocionales”, principalmente “entre las mujeres con poca autoestima”.

Si el oficio de escribir es violento con los bardos, parece ensañarse particularmente cuando son de sexo femenino. En un trabajo anterior,The Sylvia Plath Effect: Mental illness in Eminent Creative Writers, James Kaufman había analizado el caso de 1629 escritores con signos de enfermedad mental. Esta vez concluía: “Se encontró que las poetas tenían una mayor propensión a sufrir enfermedades mentales que las escritoras de ficción o un escritor de cualquier tipo”. Un segundo estudio incluyó artistas visuales, actrices y políticas, con idéntico resultado. “Es lo que he llamado el efecto Sylvia Plath”, recuerda Kaufman, quien también podría haber bautizado el fenómeno “Alfonsina Storni” o “Alejandra Pizarnik”. Marcada por el suicidio del padre, cuando ella tenía tan sólo 8 años, la norteamericana Sylvia Plath se volcó tempranamente a la poesía, persiguiendo con obsesión la perfección del estilo. A los treinta años, luego de varias tentativas, escribió sus últimos versos y se suicidó.

Ante estas observaciones, James Kaufman se place en verificar el cliché del poeta maldito, que carbura con ajenjo, opio y sustancias varias hasta consumirse en un destello fulgurante. Admite como al pasar que otro factor que explica que los poetas figuren como muriendo más jóvenes, “es la notoriedad alcanzada a temprana edad, ya que producen a los veinte años el doble de obra que los novelistas”. Contrariamente al poeta, un novelista que desaparece a los 30 difícilmente deje en este mundo su obra magna, y por eso no aparece en las estadísticas.

En todo caso, Kaufman parece preocupado por la escasez de estudios empíricos sobre este asunto. Insta a “ayudar a las jóvenes poetas en peligro para que controlen a su musa en vez de ser tragadas por ellas”, antes de hacer un llamado cívico a los psicólogos para salvar a esta especie de rápida extinción. Nada dice James Kaufman sobre cómo podría afectar esta terapia la calidad de la poesía.


Alejo Schapire.


P.D.


El paper de James C. Kaufman y Janel D. Sexton puede leerse:


Aquí











Muerta de la risa.
Today is my mid-week saturday.
Amigas (Jenny, Gaby, Buba, no recuerdo quiénes más).
La casa donde vivía antes, el piso roto, tierra, bellotas, ceniceros, copas, basura. Voy a tirarlo todo, excepto las bellotas, a la vuelta de la esquina hay una jaula con perros, dejo la basura en la bardita para no hacer ruido (recuerde usted que me dan miedo los perros). Camino de vuelta, hay un perro pinto de ojos blancos mirándome.

Voy en bicicleta por una estructura que hay en el aire, paso dos veces, en la segunda el último tramo está roto, después de dos intentos salto sin miedo. Manejo un SUV en los arroyos secos. Reviso las valencianas de mis jeans, hay semillas de girasol, en la valenciana  derecha hay un bicho gris entre las semillas. Camino en un pasillo rojo donde hay marcos.

Pinches sueños, y eso que no juego videogames.

domingo, 11 de abril de 2010

Un par de las frases de anoche:


Eres como una Diablo Cody región cuatro.


Donde lloran, está el muerto.
(dicho michoacano)


...








Weird, I dreamed of feathers, black, dark green, white, all over the city.

Caminábamos por la placita hacia el bar después de los tacos de la esquina (chile relleno, lengua, milanesa, carne con papas, torta de carne. Tres de ellos fueron míos--moría de hambre--, adivine usted cuáles).

Veníamos del proyecto de las morras (que habían bailado, volado, gateado poemas, presentados por Olimpia), ibamos a tomar una cerveza y a ver bailar, cantar, hacer piruetas a un montón de morritos de la universidad y la prepa (entre los que encontré alumnos míos), a quejarnos de que "este lugar ya no es como antes", a ver felices a los cantineros porque la euforia estudiantil tenía la caja llena, algo que nunca hubiera pasado con nosotros, ni cuando teníamos el hígado nuevo, en fin.

En la esquina había un balie, parejas, bocinas, gente rodeándolos, un animador. Más adelante encontramos a un hombre que llevaba puesta una férula de plástco en la pierna derecha, del lado izquierdo llevaba un bastón o muleta, iba sucio, pero muy bien equipado, no sé si traía sombrero, lentes oscuros, no recuerdo, pero traía una mochila con muchas cositas; botellas con líquidos necesarios para la supervivencia en la calle, pero no era de esos homeless que cargan cobijas y tilichero innecesario, este era como un camper minilamista; todo muy organizado, ordenado. Pensé en las posibles razones que lo hacían llevar una férula: ¿lo atropellarían? ¿le habrían puesto una madriza? ¿se caería de los escalones que van hacia la Casa de la Cultura?

Lo único impráctico en su atuendo y equipaje era una carita que se asomaba entre los cierres de la mochila, iba soñoliento y distraído, se mecía con el movimiento desigual de la férula. Era un perrito café, pacífico, de frente arrugada como bebé.

No sé, pero después de tanta chingadera que pasa por aquí, esos momentos me hacen recordar una palabra que no quiero decir porque es un gran lugar común.

sábado, 10 de abril de 2010

Cada que veo la imagen de un narco recién capturado me impresiona su invisibilidad, su transparencia. Son caras que jamás podría recordar, que no veo en ningún lado.

Leía un artículo donde incidentalmente se hablaba de sus accesorios, de algunas de las tiendas que visitan, el tipo de mujeres que les interesa.

Frivolidad, dinero, look y un talento particular en el arte de la desaparición.

En fin.

viernes, 9 de abril de 2010

Flan con caramelo y leche de coco.


Hice el caramelo con pipitoria de cacahuate y piloncillo.


Lo puse al horno en dos moldes, uno se fue a la casa de mi mamá.


(It was my last spring break task)






Anoche.


Cold Souls.


Una película sobre tráfico, transplante, robo de almas.



jueves, 8 de abril de 2010

El Viaje será a finales de junio, a veces no puedo creer mi suerte. Serán cinco días en D.F., el resto en el lugar donde quisiera vivir algún día, aunque sea una temporada.


Era el año nuevo de 1996 cuando fuí por primera vez, iba con un travel buddy de la universidad, ahora voy con Cynthia, su hermana, el hijo y la hija de ellas y Ninis.
Nunca antes me interésó el Valle de Mexicali, hasta que, desde el año pasado recorrí con Cynthia Hooper la zona del Valle Imperial y después todo el Valle de Mexicali. Subimos el Cerro Prieto (un volcán inactivo que está al sureste de la ciudad), fuimos al Río Colorado, al delta del Canal Welton Moahak, a los humedales que hay en medio de las dunas muy cerca de la frontera (y donde hay patos, junco, peces), hablamos con los campesinos, con los de la Conagua, con reporteros, recorrimos cientos de canales y campos de cultivo, la Cynthia videogrababa y tomaba fotografías, yo ayudaba con el montaje, traducía, aplacaba a la gente platicadora y leía en el carro... 

Nos tocó estar en un temblor en medio de un campo de algodón, yo me asusté mucho, me senté en el carro,  esperando a que se pasara, un campesino estaba conmigo, sentado en el asiento del pasajero, tranquilísimo, casi riendose de mi miedo me dijo algo así.

--Lo peor que puede pasar es que se abra la tierra. Una vez a unos que andaban así trabajando les tocó uno fuerte, los tiró al suelo y se empezó a abrir una zanja,  ahi iban de sentaderas arrastrandose para que no se los tragara la grieta...

Yo pensé: qué señor tan cuentero y exagerado, pero me he tragado mis propios pensamientos ahora que he visto los videos de los daños en el valle, y además, ese mismo señor decía que el valle no se iba a secar por el recubrimiento del Canal Todo Americano, que él creía que había ríos subterráneos.

Pásele usted a ver un par de videos que dan toda la razón a este señor cuyo nombre por ahora no recuerdo.





(el segundo video me recuerda cada uno de los viajes, así nos la pasamos: manejando, buscando lugares para 
videograbar, además la Cynthia siempre pone musica ranchera, norteña. Será emocionante volver en mayo)

martes, 6 de abril de 2010

Tres meses de Vanity Fair esperaban impacientemente en mi abandonado P. O. Box...

(eso suena casi pretencioso, casi interesante)

La Cynthia agarra cura cuando le digo que mi New York Times se llama Vanity fair, en fin.

Aquí le dejo un cachito de la editorial de Graydon Carter:

If there is a metaphor for the nation’s minimally engaged attention span, one need look no farther than Twitter, the social-networking phenomenon, and the collateral rise of the Twittering celebrities—excuse me, twilebrities—who have ridden their incessant 140-character emissions to a measure of what passes for fame these days. 
 (Link, aquí.)


A mí eso del twitter y el facebook no me atrae ni poquito, yo necesito concentrarme en pocas cosas, en poca gente y eso de estar sola entre muchedumbres me agobia, pero algunas frases del artículo me sacaron una sonrisa, por ejemplo:

For tweeple, e-mail messages are sonnets, Facebook is practically Tolstoy. 


No sé, esque el rompimiento de la narrativa, la basura que se va guardando en el inconsciente. el chisme, el newspeak, la codependencia comunicativa, la soledad, el tiempo perdido. No sé.


El blog, sí: exhibicionismo, memory aid, note pad, soliloquio, etc... ha de ser por eso que me gusta.


Soy muy primitiva, pues.

domingo, 4 de abril de 2010

Eran las hamburguesas de pascua y yo freía las papas, el piso empezó a moverse, a dar saltitos y a deslizarse, dije:

--Está temblando, vámonos afuera!

Tomé a Ninis de la mano, salimos a la callecita, estuve a punto de quedarme en el patio pero sentía que podía caernos encima la casa, luego me quedé parada detras de un pick-up alto y negro, que se sacudía y saltaba, sentía que podía botarse el freno y deslizarse hacia nosotras, así que me cambié de lugar, nos quedamos detras de mi carro. Después de nosotras salieron los demás, mi mamá asustada, yo un poco muerta de la risa, ya me había tocado un temblor fuerte en medio de un campo de algodón en Mexicali y ya sé que lo mejor es ponerse a salvo, disfrutarlos, surfear la tierra un rato y recordar que nada es firme, que todo se mueve, siempre.

Los vecinos que nunca se hablaron antes se gritaban "están bien?", "se siente fuerte, verdad?".

Los perros no dejaban de ladrar.

Las alarmas de los carros aullaban desesperadas ante los ladrones imaginarios.

Los cables de electricidad se sacudían, los postes se mecían, los edificios de más de tres pisos temblaban con fuerza, podíamos verlo.

Yo no sé, pero escucho los temblores, desde el inicio, oigo un sonido muy bajo, no sé cómo explicarlo, siento los oídos temblandome y algo que se estremece, como una fractura sorda.

Bien dicen mis alumnos que tengo oído biónico.

(por cierto, olvidé las papas en la estufa al salir y se tostaron demasiado, quedaron cafecitas, crujientes, las llamamos: earthquake fries)


Un día buscaba reviews de un restaurante delicioso que hay en Tijuana (se llama Erizo, sirven un sashimi de pulpo multicolor, mejillones en salsa de vino blanco y papas fritas, pulpo enchilado a las brasas, cebiche peruano con maíz crujiente, cebiche de atún, cebiche de camarón en salsa de tomatillo cruda, cebiche en salsa de mango con coco y decenas de otras delicias) y di con el Masa Assassin, un blog fabuloso que habla casi exclusivamente de comida y restaurantes, muchos de ellos en Tijuana o Ensenada.  Estos días me encontré ahí un video obre la escena en la calle sexta, featuring Rafita Saavedra, entre otros.


TJ's New Nightlife from Kathleen Kilpatrick on Vimeo.

pásele a ver el blog del Masa aquí: http://masaassassin.blogspot.com/

sábado, 3 de abril de 2010

Durante el primer parto a Marisol le tocó escuchar "el son del dolor" de "La cuca". La doctora remendaba las rasgaduras en la episiotomía de Mariana cantando "Florecita rockera". Marisol tenía miedo del soundtrack de este parto, le tocó Gloria Trevi, no sé cual canción.


Extraño, el humor ginecológico.
Toda la vida creí que báscula se escribía con V.

viernes, 2 de abril de 2010

lorena says:
siento como que me estoy yendo


lorena says:
como que ya me fui, no sé como


lorena says:
como que ya no vivo del todo aquí


paloma says:
sí, suena así


paloma says:
distante


lorena says:
no sé qué será, la tienda? no sé, algo


lorena says:
en fin, paloma, seguiré trabajando en la cosa esa que no se qué es


paloma says:
ok


lorena says:
cambio y cambio y vuelvo a cambiar lo que es


lorena says:
tiene problemas de identidad


paloma says:
jaja, todo lo curada es así


lorena says:
será muy teenage?


paloma says:
don't worry


lorena says:
será que me he juntado con demasiados morritos de la prepa?


paloma says:
jajaja, pinche lore
Anoche mi hermana se fue al hospital, pasó por mi casa para dejarme a Omarcito que lloró y lloró y lloró toda la noche por no tener a su madre con él. Ninis y yo nos mirábamos en silencio, dándole  palmaditas en los hombros, diciendo shs shs hipnóticos. Luego le cantamos los cochinitos, le explicamos que su madre fue al hospital, que al día siguiente tendría un hermanito pero no valió de nada; aún dormido seguía llorando. Ninis, que no está acostumbrada a llantos de bebés, a dramas, a que los niños que "no conocen las reglas" visiten su casa, me dijo en un susurro:


--Mamá ¿Recuerdas eso de que quería un hermano?  Olvídalo.

jueves, 1 de abril de 2010