domingo, 31 de mayo de 2009

  • lluvia finita
  • ventanas grises
  • pasillo de mujeres 
  • consumismo
  • capitalismo puro

viernes, 29 de mayo de 2009


















Hoy es 29.
















(Maryvale?)
Y le dije algo así

--Cynthia, you have the music taste of a Tijuana taxi driver.

Hace una semana bebiamos Tecates en un cuarto de hotel en Mexicali, yo surfeaba canales en la tele mientras el aire acondicionado inútil solo hacía circular el calor de afuera hacia adentro y de pronto apareció Bandamax, el MTV de la música norteña. Cynthia pidió que no le cambiara.

--What does that song say?

Traduje de manera literal, era un video de algún grupo de sombrerudos, un gordo manejaba, a su lado una mujer vestida de novia sangraba de un pecho, el tipo manejaba sin prisa y de cuando en cuando volteaba a la mujer y le cantaba: ojalá que te mueras.

--So? what does it say?
--I hope you die.
--Oh, because she wasn't a virgin when she married him? that's bizarre.

lunes, 25 de mayo de 2009

Te andaba stalkeando desde google earth, estaba viendo tu casa, pero no encontraba el número. Pero si se ve, Lore, todo tu patio, la Ninis jugando congelada... Na, no te creas, nomás tu casa y el jardín con geranios, eso sí.

viernes, 22 de mayo de 2009

Dejé los campos de melón, los casinos de Yuma, los mormones, los baños de las gasolineras y los porta potties de los fields. Anoche cruzamos a Algodones, pero había un solo hotel y no parecía muy confiable (nos preguntabamos dónde tienen sus affaires los habitantes de ese pueblo cuya economía se sostiene de los gringos sin seguro dental).  
Tuvimos que volver a Yuma.
Hoy cruzamos de nuevo, la CONAGUA nos recibió como reinas, llegamos sin cita pero aún así el director regional nos recibió en su oficina, llamó al secretario de comunicación, llegó también el ingeniero con los planos de todo el distrito de riego, después llegó el encargado de mantener los vínculos con las diferentes asociaciones de ejidatarios. Era una oficina llena de políticos/funcionarios federales. Really exciting. Nos regalaron los mapas, las presentaciones, los teléfonos. ¿Quieres a este hombre? llévatelo, él te llevará por las wetlands que han de secarse. ¿Ya comieron? yo les digo cual es la mejor comida china de Mexicali. Hagan lo que quieran, digan lo que quieran, graben, fotografíen, regresen cuando quieran.
 Tenemos permiso para ir por todos los campos agrícolas y quejarnos todo lo que queramos de el recubrimiento del All American Canal y el agotamiento de los mantos acuíferos en el valle de Mexicali. EU no quiere darle agua a México ni por debajo de la tierra, toda se irá a los toilets y los malls sandieguinos y de Los Angeles.
Y pues,  una de las cosas que descubrimos ayer es  que la mejor manera de que un border patrol agent se derrita es llegar con piel pálida y cara desorientada, decir algo como: can you help us?  we are artists, we are lost,  were can we find a hotel?
Y... estoy cansada, mi regla a punto de aparecerse, no muy quemada del sol, pero algo. El domingo debo presentar una novela rosa lésbica que se llama Espejo de tres cuerpos en la feria del libro de Tijuana. No alcanzaré a llegar (aunque todo es posible),  de cualquier modo mandaré el texto por email y que lo lea alguien más. Tellez-Pon, por si lees esto: I'm working on it, dont worry.

jueves, 21 de mayo de 2009

Pásele al blog de: Cynthia.

Ahí nos verá entre tormentas de fuego, zanahorias y diques de irrigación.

Pásele, pásele, vea las fotos del desierto.

martes, 19 de mayo de 2009

Sigo el el Valle Imperial. Chingo de bichos, hormigas rojas, moscos, criaturas de terror, calorón del infierno. Ahora entiendo por qué la gente aquí se baña tres veces al día. 

Hoy estuve a la mitad de una tormenta de arena y después me cayeron gotitas de lluvia del desierto, vi múltiples encuentros sexuales entre libélulas azules y grises, me encajé una astilla en la planta del pie, estuve en el Salton Sea, caminé por sal crujiente, también vi la erupción de unos volcanes de lodo en miniatura. 

Oh, y descubrí que es posible encontrar buena comida mexicana de este lado del bordo.

lunes, 18 de mayo de 2009

Valle Imperial.

106 grados farhenheit (el lugar más cálido donde había estado antes fue La Habana en noviembre).

Un mecánico de East L.A. puso aceite y anticongelante al carro,  arregló el aire acondicionado. todo a cambio de $30 dlls. 

Al final me regaló una Biblia. 

Se llama Andrés, también conocido como San Andrés.

Dialogo en el autobús.

(señora gordita, renegona, mandona)

--Quita tu maleta de ahí, me va a estorbar los pies.
--Sí señora, no se preocupe, la pondré debajo de los míos, si me permite.
--Mira ¿pero por qué no la mandaste abajo? o a ver, súbela. vas a ir toda apretada... yo no quiero ir incómoda.
--Mire señora, no necesito sentarme al lado de mi mamá, si no le parece, váyase a  otro asiento.
--Hm.
--Todavía nos quedan dos horas juntas, así que es mejor que nos vayamos respetando.

Después de la última frase no dijo más, sólo cuando estornudé me dijo "salud", respondí "gracias", y no volvimos a intercambiar una sola palabra. Todo el camino se la pasó peleando con su familia en un celular de cerezas, jugaba a no responderles, les gritaba, les decía que no podían ir a Las Vegas, que no movieran los carros, hasta que dejaron de responderle y entonces tenía largos monólogos con la contestadora.

(sólo por aclarar: mi mamá es respetuosa, nunca se mete en la vida de sus hijos y sólo escucha, ni siquiera da consejos. Acusé a la señora de "mi mamá" sólo para enfadarla)


¿que se murió Benedeti?

alguien informe, por favor.

sábado, 16 de mayo de 2009

Al bajarme del carro y caminar hacia la entrada del bachillerato fui rodeada. Un montón de adolescentes hacían bola para abrazarme, muchachos, muchachas, hasta los más apaticos-cool-inexpresivos. Una niña desde el día anterior me preguntó cual era mi chocolate favorito.

--Cualquiera mientras sea oscuro y amargo--fue mi respuesta.

Después del abrazo y con algo de pena porque se le había quebrado,  me regaló uno.

Fue retebonito, perdón que presuma, pero no esperaba tantos abrazos.

Un cuento de Chuck Palahniuk que ha sido responsable de casi una centena de desmayos.

Guts

jueves, 14 de mayo de 2009

Qué raro es darse cuenta del final de una época.
Lo último fueron las macetas. Varias las hernias, los ayudantes se destripaban uno tras otro, las espaldas se rompían y entonces, tuve que quitarles la tierra. Un saco vacío de Pedigree fue de gran ayuda.

Dos viajes en la cherokee, el eje y los amortiguadores a punto de tronar por el peso, un diablito amarrado en las rackas (es pochismo, usted me entiende). Hombres gigantes, sudorosos y desconocidos ayudaban.

--No importa si se rompe la maceta, déjala caer al piso, ten cuidado con los pies, no quiero que te vayas a lastimar, prefiero que se rompa ella a que te pase algo a ti.

El peso de las macetas se movía con el diablito, quedaban en lugares estratégicos para sentarse a la sombra del pino en el patio. Y después de ir al refri para sacar una hefeweisse que regalaría de propina al hombre que me ayudó, me quedé sola. Un costal de tierra húmeda esperaba recargado en la pared amarilla. Las maniobras con el diablito parecían tan sencillas.

Calculé los movimientos y la cantidad de fuerza: es sólo una acción de palanca, hay ruedas, es fácil, me dije al tiempo que levantaba el saco de tierra. Pesa, pensé, debe pesar dos veces lo que yo. lo levanté con algo de esfuerzo, ya le he dicho que soy un cuerpo sin fuerza, pero con mucha resistencia, misma que al momento de levantar tierra húmeda de macetas, sirve de poco menos que nada.

El saco casi llegaba a su sitio, pero al momento de colocarlo al lado de la maceta ocurrió uno de esas cosas inexplicables: se conjuntaron demasiadas fuerzas: equilibrio, palanca, impulso, inercia, las variables eran peso y velocidad, ángulo de inclinación, momentum. Hubo física y matemáticas entremezcladas en un solo instante imposible de calcular o predecir; mi cuerpo perdió la posición vertical y yacía tendido debajo de la escalerita de caracol más peligrosa del norte. Un tubo de diablito sobre el pecho, el peso de la tierra sobre mí, la cadera golpeada, los codos raspados. No entedía lo que acababa de pasar hasta que un vecino se asomó por el cerco, no ofreció su ayuda, después de todo, nunca hablo con la gente de mi cuadra, está llena de vagos y viejitas. Después de verme el hombre siguió de largo, fue cuando me di cuenta: me caí, estoy tirada, no hay nadie que me ayude.

Permanecí ahí un rato, haciendo cálculos; pensando en el peso, la fuerza, la palanca, la cadera, los moretes, la piel rasgada, las piedritas filosas y entonces, en un claro caso de autoayuda digno de Selecciones pensé: todavía no se ha inventado el saco de tierra que pueda conmigo. Me levanté. En mi cuerpo sólo quedaron los golpes y un temblor que se me fue hasta poco antes de la media noche que fue cuando me quedé dormida.

lunes, 11 de mayo de 2009



Además presentamos Rafa Saavedra, Vianka Santana y esta mera.

Aquí el blog de Tryno.
por primera vez nada ni nadie me espera, tengo una mañana libre.
Hoy descubrí que mi padre pudo haber sido uno de esos intelectuales o escritores que se la pasan en congresos, encuentros, que dan lecturas y unas cosas a las que llaman "charlas", "presentaciones", "mesas".

Me di cuenta de esto porque mi papá:

-Es un buen lector (siempre leía, lo que le cayera en las manos) aunque ya no, porque no sabe Braile.
-Nunca pierde una discusión, aunque se trate de alegar pendejadas.
-Tiene muy buena memoria.
-Es un chingaquedito.
-Cree que sólo él tiene La Verdad.
-Le gusta dominar las conversaciones.
-Ama el sonido de su propia voz.
-Está seguro de que todos quieren escucharlo cuando habla.
-Se jacta de tener un gran sentido del humor aunque nadie se ríe de sus chistes.
-Piensa que sabe disimular su alcoholismo aún estando tirado en el piso de la cocina.

Sólo que mi padre no fue a la universidad, ni a la prepa, y creo que ni a la secundaria. Escapó del hambre de Tonaya siendo el flaco de una foto a blanco y negro para venir a la frontera, después de vender una marranita y sus críos, luego se hizo clerk de algún hotel (seguramente de paso), después fue lavaplatos y al final mesero de restaurant para gringos y campeón billarista. Fue su mayor gloria.

Siempre renegó cuando tenía que servir a mexicanos, pero no era asunto racial, sino de propinas.

(es por eso, quizá, que nunca olvido a la gente que después de comer conmigo, deja sobre la mesa tres o cuatro monedas)
En realidad no sé que decir. Son las 12:32. Mi corazón anda en saltos dispares. Del lado derecho de mi cama hay un par de postales en un marco que tiene cara de que quiere cocina, las primeras son de algún café llamado Lux, el segundo creo que me lo regaló una mujer que decidió dejar de ser mi amiga hace tiempo. No sé por qué siempre me regalaba marcos.

Debo decir algo.

Hagamos una declaración:

Un día tuve una tabaquería y hasta dos (pero ese día no alacanzó los nueve años). También tuve un extinguidor y hasta dos. Una alarma, varios contratos de electricidad y recibos telefónicos, cuentas sobregiradas en el banco. Pagué rentas y más rentas hasta tomar una calculadora para multiplicar una cantidad por cien meses y asustarme al pensar en todo el dinero que pasó de mis manos a otras durante todo este tiempo.

Ya. Todo acabó.

También la prostitución amistosa, el ficheo de las late night dinners en restaurantes de chimenea y codornices con ajo.

Siempre lo pensaba: ¿cuánta gente quisiera esto? We are the happiest table in the place. Pero. Pero. Pero. Siempre prefiero a los amigos que nunca compran nada. Y, aunque al final esos mismos amigos acabaron siendo clientes en una fiesta de venta por pura solidaridad y cariño, no le hace, aún en cash y con tarjeta, los prefiero.

Queda la alarma, que he de llevarme, y las lámparas, quizá también, dejo lo que encontré: las llaves, la pintura de las paredes, les regalo la cortina de metal, es lo único, ah y también los candados.

Los espacios, pues. Me preguntan que si alguna vez cogí ahí. Claro. Por supuesto que sí. Y estoy segura que otra gente hizo lo mismo, pero yo nunca anduve preguntando.

domingo, 10 de mayo de 2009

Ayer fue cumple de Ninis. 9.

Cada día pienso que ya es el último, pero la mudanza no termina.

Hoy, creo que sí.

El martes presento (junto con Rafita Saavedra y el autor) Temporada de caza para el león negro de Tryno Maldonado en el Cecut. a las 7.

Debo dejar listas mis clases para los maestros suplentes, me voy una semana al desierto con Cynthia Hooper. No sé bien qué haremos, quizá perseguir el cauce del Río Colorado, visitar la presa de Yuma, asarnos bajo el sol, no sé pero la idea de estar lejos de aquí me emociona.

El pueblo cada vez más desierto, Rosarito pasó de ser el pueblo kistch para gringos kistch a ser el pueblo de los loquitos callejeros y el tumble weed.

La gente ya se acostumbró a ver que la tienda se vacía, el humidor fue desarmado con mucho cuidado y espera mejores tiempos. No sé para qué quiero ahora tres humidificadores, cuatro higrómetros, un aparato de aire acondicionado.

Y no le escribo porque estoy en mudanza, pienso en función de las cajas, selecciono mis outfits diarios pensando en que los voy a usar de plumero, toalla, servilleta, ando con pañuelos en la cabeza y a diario mis manos acaban negras. Ya no siento nostalgia al ver fotos de otro tiempo, ya todo es parte de una selección en automático.

Y hay muchas cosas que voy a quemar.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Lije Sarki se estrena como director, aquí el trailer de su película.

CESPT from Cynthia Hooper on Vimeo.



Video sobre la CESPT, de Cynthia Hooper.

(¿recuerda usted todos esos días que le contaba de las caminatas por las orillas de los lagos de caca? ¿el agua coloradita y limpia que le robamos al Río Colorado? ¿los acueductos? ¿PB1? bueno, esto es el resultado)

lunes, 4 de mayo de 2009

Del blog de la Miriam:

14 DE ABRIL DE 2009

Cigart

Yo tambien pienso que Cigart ha sido por mucho el corazon de Rosarito. Es la tienda de habanos y artefactos suigeneris que regentean Lore Mancilla y Lui desde hace nueve años. A mi me gusta sentarme en las sillas que estan justo en la entrada de la Shop, ver a la gente que pasa y estar ahi con mis amigos. Creo que nunca compre nada, pero me encanta ver todas las cosas en los exhibidores y las cajas donde se venden los puros.

El próximo sábado Cigart cierra definitivamente.
(La convocatoria anuncia grandes descuentos por la clausura).
Ojalá puedan llegar un rato (lleven sus chelas o su vino) para estar con nuestros amigos.
Estaremos ahí hasta que Lore apague la luz o nos corra.

Gracias Cigart por los buenos momentos.
Regresa (pronto).


...

Ayer cerramos. Quedan sólo algunas vitrinas, tiliches que hay que tirar, guardar o regalar, pero la mudanza está en la parte final del proceso, hablando en porcentajes pienso que falta un 25%.

Ya por la noche, cuando vi todo vacío, el bulevard desierto, las paredes de la tienda semidesnudas, no sé. Me di cuenta que no estaba en duelo, sino en una agonía que no cesaba, y, ahora todo acabó.

Seguiré empacando.

domingo, 3 de mayo de 2009

Abrazos y mucha felicidad para Esme Ceballos y Humberto Peña Cano, que obtuvieron el PEDCA estatal en Baja California para realizar proyectos literarios.

(Muy volada y contenta por ellos)